Despliega el menú
Sociedad

INTERNET

El juego 'online' sigue sin tener un futuro claro

Una nueva regulación tardía, sin consenso entre PSOE y PP, divide a un sector que moverá más de 8.600 millones en 2012.

Apuestas 'online'
Apuestas 'online'
ARCHIVO

Contentos a medias. Así es como se podría definir el estado en el que se encuentran los operadores del sector del juego en España.

Satisfechos, porque por fin parece que la nueva ley que regula su actividad se ha completado... o, al menos, así lo parece, y de ahí vienen sus dudas y su gesto casi de póquer. Si los plazos se cumplen, el próximo 14 de diciembre sabremos cuántas empresas aspiran a tener una licencia de juego 'online'.

Una meta perseguida no solo por los operadores que, hasta ahora, operaban esta actividad de una forma alegal, es decir, que ni había una norma que regulase de manera expresa el juego a través de internet, ni tampoco éste se había prohibido, al contrario que en Estados Unidos.

Claro que sus autoridades federales se están replanteando ahora su decisión, justo por el mismo motivo que el Gobierno español decidió acometer una nueva regulación: los ingresos millonarios que puede percibir Hacienda -un 25% de las ganancias netas de cada firma-, pues hasta ahora -precisamente por su ausencia- las empresas operaban en España manteniendo su sede en otros países, con frecuencia 'paraísos fiscales'.

Así, a las firmas clásicas del juego 'online', como Bwin, Betfair, 888.com o Unibet.com se pueden unir ahora compañías de telecomunicaciones e incluso grupos mediáticos -Antena 3, por ejemplo, ya ha iniciado ese camino, en el que también han mostrado interés Telecinco, Prisa o Telefónica-. Según fuentes del sector, medio centenar de empresas han presentado ya su solicitud o tienen previsto hacerlo en las próximas semanas. La previsión es que el Gobierno en funciones puede resolver sus peticiones antes de dar el relevo al nuevo Ejecutivo del PP, que seguramente se producirá el martes 20 o el miércoles 21 de diciembre.

Claro que tampoco hay obligación de que sea así. Y es que uno de los motivos de esas caras de póquer que se pueden ver entre los responsables de las principales empresas del sector es que, con la ley en la mano, la Administración podría demorarse hasta seis meses en resolver sus solicitudes. Y todo pese a que la nueva ley entrará en vigor el próximo 1 de enero. De hecho, ya existen estimaciones que señalan que en 2012 el juego por internet moverá más de 8.600 millones de euros -frente a los 13.500 millones de Francia y los 22.000 millones de Italia-, generando un beneficio superior a los 450 millones.

Desde la Asociación Española de Apostadores por Internet (AEDAPI) estiman que el sector, con más de 370.000 usuarios en el país -dos de cada tres tienen entre 18 y 35 años-, tiene un gran potencial de desarrollo y que la crisis, lejos de hacerle mella, supondrá un incentivo. Eso sí, advierten que al resultar «elevada» la nueva carga fiscal, algunas empresas pueden tratar de seguir operando desde otros países. Y mientras, las firmas tradicionales del juego, como Codere o Recreativos Franco, critican que la nueva ley haga la 'vista gorda' con los hasta ahora operadores alegales, a los que piden que se les penalice de alguna manera.

Etiquetas