Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

TRAGEDIA EN BARAJAS

El funeral por las víctimas en Madrid se retrasa hasta el 11 de septiembre

El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció el pasado día 22 que el funeral tendría lugar el 1 de septiembre, pero la dificultad para acabar la identificación de la totalidad de las víctimas para esa fecha ha aconsejado su retraso.

El funeral por las víctimas del accidente aéreo de Barajas que iba a celebrarse en la Catedral de La Almudena el próximo lunes, día 1, ha sido retrasado al 11 de septiembre, han informado fuentes del Ayuntamiento de Madrid, que han indicado que la decisión ha sido consensuada con Zarzuela y Moncloa.

El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció el pasado día 22 que el funeral tendría lugar el 1 de septiembre, pero la dificultad para acabar la identificación de la totalidad de las víctimas para esa fecha ha aconsejado su traslado al día 11, según las mismas fuentes.

De esta forma, el funeral se celebrará el jueves 11 de septiembre a las 20.00 horas en la Catedral de La Almudena, oficiado por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco.

El cambio de fecha ha retrasado también la reunión que se iba a celebrar este miércoles en el Arzobispado de Madrid para preparar el acto.

 

Larga recuperación

 

Los supervivientes y familiares de las víctimas se pueden enfrentar a un "largo proceso" para poder volver a la normalidad, aunque el éxito a la hora de afrontar el trauma dependerá de la capacidad individual de cada uno.

Así lo ha explicado el vicepresidente de la Asociación Española de Psicología de la Aviación (AEPA), el psicólogo y piloto jubilado Salvador Tomás, tras advertir de que es normal que puedan sentirse culpables o negar la realidad, porque estas reacciones son "mecanismos de defensa".

En una nota de prensa, esta asociación creada en los años noventa, explica que en momentos de crisis, la tristeza, el abatimiento, la rabia o la culpa son respuestas habituales que no deben asustar a los afectados, que en definitiva son personas normales a las que les ha tocado vivir un suceso inesperado, inhabitual e indeseado que irrumpe en las vidas de una manera abrupta provocando "severas reacciones de estrés".

De acuerdo con Salvador Tomás, no existe una fórmula universal, y pasadas las primeras horas o días del accidente, en que la confusión y la negación son factores centrales, los afectados, en general, se derrumbarán y comenzarán a hacer el duelo por lo perdido.

Para el vicepresidente de AEPA, es fundamental que los afectados cuenten con apoyo psicosocial en los primeros momentos y que pidan ayuda profesional si pasado el tiempo continúan tristes o abatidos, o negando la realidad.

En cuanto a los pilotos y tripulantes de cabina, ha señalado que tampoco están entrenados para vivir un evento traumático de esta naturaleza, por lo que los compañeros y colegas más cercanos a los involucrados en el accidente tendrán también un impacto emocional.

Según AEPA, la casi absoluta mayoría volverán a volar sin problemas y obtendrán aprendizaje de este hecho, no obstante algunos pueden verse más afectados.

La asociación recuerda que la aviación comercial es el medio de transporte más seguro que existe y que hay varios datos que lo demuestran: por cada millón de vuelos se hacen 999.999,84 aproximaciones y aterrizajes, 999.997,75 despegues sin accidentes y 999.998,72 vuelos sin accidentes por cada millón de horas de vuelo.

Etiquetas