Despliega el menú
Sociedad

TENDENCIAS

El escaparate de Los Globos de Oro

Trajes de Armani, Versace, Christian Lacroix, Marcheta..... y un sinfín de marcas de lujo jalonan cada año la crónica de los Globos de Oro, los Premios de la Crítica y, finalmente, los Óscar. Las firmas de los modelos, las joyas, los zapatos y los bolsos se ventilan al mismo nivel casi que los títulos de las películas. De hecho, las alfombras rojas de estos eventos son las pasarelas de moda más vistas del año.

 

Eso no quiere decir que todo lo que desfile por la moqueta carmesí sea elegante o se le acerque. Los famosos, a pesar del dinero, cometen graves errores. La cantante Mariah Carey es un presencia fija en la lista de la aberraciones estilísticas. La intérprete de voz prodigiosa no tiene el mismo talento para vestirse y se empeña una y otra vez en llamar la atención como sea. En esta ocasión, parece que quiso jugar con lo de los 'globos' y se plantó un traje que dejaba poco a la imaginación.

 

Otras que tienen un enemigo en el armario son Cher y Christina Aguilera. La primera consiguió reencarnarse en Morticia Adams, lo mejor de su atuendo (por más que procediera de Versace Atelier) era el lazo en solidaridad con Haití. Y en cuanto a Christina Aguilera, la explosiva rubia se puso una especie de armadura que recordaba a los armadillos que pueden verse fácilmente en EE. UU. Tal vez era un traje reivindicativo con esta especie, no hay otra explicación.

 

Otras dos mujeres, ambas de color, llamaron la atención en la entrada del Teatro Kodak. Gabourey Sidibe es una joven cuya único trabajo cinematográfico ha sido su aparición en 'Precious', de Lee Daniles. Gabourey tiene 26 años y dista mucho de los cánones de belleza de Hollywood: es una joven de talla grande que desfiló por la alfombra roja con un precioso vestido verde y con una sonrisa que derrochaba ilusión y felicidad. No le hicieron falta grandes joyas, conquistó por sí sola. En la misma película trabajó Mo'nique, una mujer también grande y sin complejos que ha decidido que lo de la depilación no está hecho para ella. Así que ha enarbolado la pierna velluda como santo y seña, y no duda en mostrar las suyas al natural ya sea en la presentación de una película o en los Globos de Oro. Tanto llamaron la atención las piernas de esta actriz que la red se llenó de partidarios y detractores del gesto. En lo demás, a Mo'nique no le faltaba detalle.

 

Memorable también, el traje de la humorista Tina Fei, un modelo acampanado con el que parecía que iba a coger champiñones. Pero, como a ella lo que le gusta es hacer reír... igual fue intencionado.

Etiquetas