Despliega el menú
Sociedad

MODA

El Ego, la jornada más arriesgada de Cibeles, también se viste de piel

La pasarela madrileña recibió ayer las colecciones para el próximo otoño-invierno de los nuevos diseñadores

El desfile de Belén Vidal.
El Ego, la jornada más arriesgada de Cibeles, también se viste de piel
J. G./EFE

La primitiva simbiosis entre cazador y presa fue la idea central que la firma Etxeberria llevó ayer a la pasarela de Cibeles, en la jornada para talentos emergentes denominada El Ego, con prendas exclusivamente masculinas en las que la piel está omnipresente.

Pantalones tipo 'jockey' trabajados con telas más propias de las prendas de caza se combinan, en la mayoría de sus dinámicas y sorprendentes propuestas, con armadas chaquetas de cuadro galés y raya diplomática.

El guipuzcoano trabaja con lógica y diversas texturas la piel, tanto para confeccionar prendas de peso como abrigos, gabanes o americanas, como en complementos y detalles como cinturones, guantes, gorras y carteras de mano.

Cati Serra, en su tercera aparición en Cibeles, apostó por explorar la relación de las matemáticas con la naturaleza en 'Mandelbrot', una colección que la mallorquina alegra con tonos tejas y calderos en faldas, blusas y chaquetones de pelo de cabra de Mongolia.

La joven diseñadora combina materiales como la piel y el punto en largas faldas plisadas, mientras que el punto grueso lo reserva para jerseys que rompen la paleta cromática de los naranjas con toques de frambuesa.

Siluetas envolventes y relajadas dan vida a la colección de El Colmillo de Morsa, que se inspira en «el comportamiento tan peculiar del ser humano y su conexión con los elementos naturales», según explicaron los creadores de la firma Jordi Espiro y Elisabet Vallecillo.

Tan amado como odiado, el bolso riñonera vuelve a la pasarela junto a faldas de cuero plisadas y delicados 'tops' realizados en gasa y lana.

Por su parte, Belén Vidal, encargada de abrir El Ego, subió a la pasarela 16 'looks' cosidos en materiales rígidos y lanas sin teñir que, a juicio de la diseñadora, «configuran un nuevo concepto de la belleza femenina».

Moisés Nieto se inspiró en una mujer que trabaja en el mar para crear a sus «heroínas urbanas». Con yute y seda, Nieto ha creado pantalones, vestidos, gabardinas y abrigos de línea años 50.

Maniquíes maquillados como zombies exhibieron la colección de Jaime&Silvia, impregnada de la estética gótica, en la que el negro reinó y pequeñas notas de gris y camel rompieron la monocromía.

Experimentados creadores como Maya Hansen, American Pérez, Cati Serra y Lluis Corujo convivieron ayer en El Ego con los debutantes Belén Vidal, Moisés Nieto, Etxebarría, Jaime Mesa&Silvia Gallego y las firmas El Colmillo de Morsa y Le.

Etiquetas