Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

espacio

El carguero europeo se acopla con éxito a la Estación Espacial Internacional

El carguero europeo ATV-2 'Johannes Kepler' ha recorrido cuatro millones de kilómetros desde su lanzamiento para aprovisionar de combustible a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Imagen de la nave
El carguero 'Johannes Kepler' se acopla con éxito a la Estación Espacial Internacional
IMAGEN DE LA NAVE

El carguero europeo ATV-2 'Johannes Kepler' se acopló con éxito a la Estación Espacial Internacional (EEI), a la que aprovisionará con el combustible que servirá para elevarla unos 40 kilómetros de su posición actual.

La delicada maniobra concluyó con 10 minutos de retraso, a las 15.59, tras una última fase automatizada que permitió al carguero amarrarse al módulo ruso Zvezda, tras recorrer 4 millones de kilómetros desde su lanzamiento en un 'Ariane 5' desde el Centro Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana francesa, el pasado día 16.

El estallido de júbilo entre los ingenieros de la Agencia Espacial Europea (ESA) que supervisaron la operación desde el centro de control de Toulouse, en el sur de Francia, se produjo cuando el 'Johannes Kepler' terminó de recorrer los últimos y cruciales 11 metros y se acopló a la EEI, que orbita a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora.

No obstante, la sensación de «misión cumplida» entre los responsables de la misma se produjo unos quince minutos después del amarraje, cuando se completó el conjunto de maniobras posteriores al acoplamiento, que dejó lugar a las celebraciones y al champán.

Al término de la misión el director general de la ESA, Jean-Jacques Dordain, aseguró a la prensa que el ensamblaje «parece fácil pero cuando se conoce lo que hay detrás, los cientos de ingenieros, las miles de horas de trabajo (...) es sorprendente». «Es el primero de una serie. Ahora vamos a lanzar uno por año», agregó el ex astronauta, pues el ATV-2 supone el paso del prototipo ("Jules Verne", lanzado en 2008) al carguero recurrente, el primero de los cuatro que viajarán a la EEI.

El ATV-2, la segunda nave europea de abastecimiento no tripulada que alcanza la EEI, dotará a ese laboratorio orbital de 7,5 toneladas de suministros de las que 4,5 toneladas serán carburante. El carguero, cuyo coste económico es de unos 430 millones de euros permanecerá acoplado durante cuatro meses al módulo ruso Zvezda y se convertirá en una estancia más de la EEI.

Transcurrido ese período, la nave regresará cargada de desechos de la estación rumbo a la atmósfera terrestre, donde la mayor parte de su masa se desintegrará de forma controlada.

Los trozos que sobrevivan al impacto caerán a un cementerio espacial situado en una zona deshabitada del Pacífico.

Etiquetas