Despliega el menú
Sociedad

ALIMENTACIÓN

El Banco Mundial urge a actuar contra la espiral global de los precios de los alimentos

El organismo cifra en un 83% el aumento del precio de los alimentos en los últimos tres años, abocando al hambre a millones de personas.

Los ministros para el Desarrollo de puntos distintos y distantes del planeta han lanzado un llamamiento para contener la pobreza en el Comité de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). El objetivo es terminar con la espiral de aumento constante en el precio de los alimentos, cuyo coste de venta se ha elevado en los últimos tres años alrededor de un 83% abocando a la hambruna a decenas de millones de personas en el Tercer Mundo. Para hacer frente a esta crisis planetaria, el presidente del BM, Robert B. Zoellick, lanzó un llamamiento con el que lograr no sólo un acuerdo sino también fondos.

Entre las causas subrayadas en el último informe como motor de la subida incesante de los costes reside el cultivo de biocombustibles, el aumento del precio de los fertilizantes o las sequías que sufren numerosos países. Como solución parcial, cada Estado ha de adoptar medidas que estimulen la oferta de cereales alimentarios a medio plazo y fortalecer las infraestructuras y suministros básicos, así como invertir tecnología en el sector agrícola.

Al término del encuentro, el primer ministro británico, Gordon Brown, se comprometió a llevar la crisis como tema destacado en la agenda de la próxima cumbre del G-8, algo que para Zoellick es demasiado tarde. "Francamente, el encuentro del G-8 es en junio y no podemos esperar", señaló Zoellick en una comparecencia ante los medios. "Tenemos que poner nuestro dinero donde tenemos la boca ahora, para llevar la comida a las bocas hambrientas", añadió.

En este sentido, el ministro indio de Finanzas, Palaniappan Chidambaram, urgió a buscar un "consenso internacional" para frenar este "malestar" creciente y potencialmente contagioso, en vista de las últimas protestas registradas en distintos países, como por ejemplo Haití.

Los más perjudicados

"Las personas pobres sufren a diario el impacto del alza de los precios de los alimentos, en especial en las zonas urbanas y en los países de ingreso bajo", señaló Zoellick a lo largo de los últimos días, en referencia a una nueva nota sobre políticas del organismo que preside. Según el último informe, los aumentos en los precios internacionales del trigo alcanzaron el 181% en los últimos tres años hasta febrero de 2008, y previsiblemente seguirán aumentando.

Este ejemplo de incremento generalizado tendrá especial repercusión en los países más desfavorecidos, lamentó el BM en un comunicado que cifra en siete años el retroceso que puede acarrear. Y es que, tal y como señaló el vicepresidente de la Red sobre Reducción de Pobreza y Gestión Económica del citado organismo, Danny Leipziger, "los pobres no sólo se enfrentan a precios más elevados en los alimentos, sino también a un aumento en los costos de la energía". Así, son los principales damnificados de un aumento del 83% de los precios de la comida más básica en general.

Para Zoellick, "mientras muchos están preocupados por llenar el tanque de nafta, muchos otros en todo el mundo están luchando por llenas sus estómagos". De esta forma, el presidente del BM reclamó un "nuevo acuerdo para la política alimentaria mundial" que contemple la eliminación del déficit en este aspecto de 500 millones de dólares (más de 315 millones de euros). Además, el Banco Mundial incrementará a casi el doble, hasta los 800 millones de dólares, la financiación agrícola para el frica subsahariana, al tiempo que propuso que todos los fondos de riqueza destinen el 1% de sus activos a inversiones para el desarrollo.

Etiquetas