Despliega el menú
Sociedad

CIENCIA

El aragonés López-Otín descubre un tratamiento para la progeria

Un cóctel de fármacos aplicado en ratones permite aumentar la vida del 80% de los afectados de envejecimiento prematuro, y podrá aplicarse pronto en humanos.

Un tratamiento diseñado por investigadores españoles en ratones con envejecimiento acelerado o progeria, que tendrá aplicación inmediata en humanos, ha demostrado un aumento de la longevidad del 80%, lo que ha sido considerado "un hito" científico por los expertos.

La aplicación inmediata en humanos de este tratamiento es posible por la amplia experiencia en el uso de los fármacos incluidos, y que apenas tienen efectos adversos, explicó el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Oviedo, el aragonés (de Sabiñánigo) Carlos López-Otín, responsable de este trabajo que se publica en la edición digital de la revista "Nature Medicine", y que es portada en su próxima edición impresa.

La publicación irá acompañada de un comentario editorial que describe el hallazgo como "un hito en el camino hacia el tratamiento del envejecimiento acelerado".

La progeria es un síndrome "muy poco frecuente, pero devastador y terrible", explicó a Efe López-Otín, quien advirtió de que la esperanza de vida de los pacientes que padecen su forma más común, el síndrome de Hutchinson-Gilford, es de menos de veinte años.

Los síndromes de envejecimiento acelerado son enfermedades congénitas caracterizadas por la aparición precoz de síntomas normalmente asociados a edades avanzadas: osteoporosis, pérdida de grasa subcutánea y de pelo, fallos cardiovasculares, etc.

Los resultados del tratamiento descrito por los científicos han confirmado una mejora del estado general de los ratones, que recuperan peso e incrementan de forma significativa la longevidad media en todos los experimentos realizados.

Dirigidos por el catedrático López-Otín, investigadores de la Universidad de Oviedo, en colaboración con científicos de la Universidad de Marsella (Francia), han descrito una estrategia farmacológica basada en una combinación de fármacos ya utilizados en clínica para el tratamiento de procesos oncológicos y enfermedades cardiovasculares.

Extrapolable

El tratamiento ha consistido básicamente en la administración periódica de una estatina (fármaco utilizado para controlar los niveles de colesterol) y aminobisfosfonatos (fármacos para el tratamiento de la osteoporosis y de algunos procesos tumorales). El tratamiento es inmediatamente extrapolable a humanos, porque existe "una amplia experiencia en la utilización de estos dos tipos de fármacos, que presentan además pocos efectos adversos", precisó López-Otín, quien agregó que, de hecho, es inminente el inicio de un ensayo clínico basado en esta aproximación.

Este último será dirigido por el doctor Nicolás Levy, en Francia, y participará en el mismo la mayoría de los pacientes europeos afectados por estas raras y devastadoras enfermedades para la cuales, hasta ahora, no existía ningún tratamiento. El tratamiento descrito tiene dos dimensiones distintas; para los pacientes, representa una opción muy importante de mejorar su situación clínica y extender su vida; pero además, desde el punto de vista biológico, el gran interés radica en la información que puede proporcionar sobre los mecanismos responsables del envejecimiento normal y de sus conexiones con otros procesos como el cáncer.

Es por ello por lo que este tipo de estudios adquiere tanta repercusión científica, al aproximarse a cuestiones muy en la frontera del conocimiento actual, según los expertos. En un trabajo publicado anteriormente en la revista "Nature", los mismos autores explicaron que el envejecimiento acelerado observado en ratones con alteraciones en la envuelta nuclear se asociaba con la activación anómala de mecanismos de protección frente al cáncer.

Además, demostraron que el envejecimiento patológico podía revertirse mediante estrategias de modificación genética.

Etiquetas