Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

TOLEDO

Echan del convento a 'Sor Internet'

María Jesús Galán, una monja de clausura de 54 años más conocida como 'Sor Internet', ha sido expulsada de su convento. Su creciente popularidad podrían haber molestado a la jerarquía eclesiástica de Toledo.

Echan del convento a 'Sor Internet' y se apunta al paro
Echan del convento a 'Sor Internet' y se apunta al paro

Los despidos también llegan a los conventos. María Jesús Galán, una monja de clausura de 54 años más conocida como 'Sor Internet', ha sido expulsada del convento de Santo Domingo el Real, de Toledo.

Ha sido la propia religiosa, que lleva 34 años en su orden de clausura, quien ha dado a conocer su salida del monasterio a través de Facebook. «Hay unas keniatas que me han hecho la vida imposible. La envidia ha jugado una mala pasada y han ganado ellas. El delegado de Vida Religiosa, la priora y otras dos monjas han decidido que yo me marchara para que quedaran tranquilas las keniatas. No tienen vocación pero vienen a recoger dinero para sus familias», explica.

'Sor Internet' se hizo famosa al recibir una de las distinciones que se entregan en el acto oficial del Día de Castilla-La Mancha. El Gobierno castellano-manchego quiso reconocer entonces su trabajo de digitalización de los fondos documentales de su centenario convento.

Según el Arzobispado de Toledo y la Curia Dominica, la priora de Santo Domingo el Real es quien manda entre los muros del convento y tiene potestad para expulsar a una de sus religiosas sin que tenga que mediar en ello la Curia. La priora, que aún no ha dado explicaciones de lo ocurrido, ha abocado a 'Sor Internet' a las listas del paro. De momento, reside con sus familiares en Toledo y no percibe subsidio alguno pues no consta que haya trabajado durante los 34 años que ha permanecido en la orden a pesar de haberse hecho cargo del archivo del monasterio y de la digitalización de sus documentos históricos.

Su marcha podría tener una explicación más profunda, según su entorno: su creciente popularidad gracias a los medios de comunicación y el hecho de dominar Internet y pertenecer a una red social -tiene 204 amigos en Facebook- podrían haber molestado a la jerarquía eclesiástica de Toledo, más favorable a que los religiosos pasen inadvertidos. Mientras Sor Internet deshoja la margarita de su futuro, confiesa en Facebook que «nací feliz, vivo feliz y moriré feliz a pesar de que me echaron del monasterio por tres keniatas ambiciosas».

Así se expresa esta monja de clausura, hoy en el paro, que cota entre sus aficiones «leer, la música, el arte y tener amigos» y cuyas dos citas favoritas son de Santo Domingo de Guzmán: «Hablaba de Dios o con Dios» y «Nadie más tratable, nadie más alegre».

Etiquetas