Despliega el menú
Sociedad

MEDIO AMBIENTE

Durban entra en una fase crítica con un texto que sólo convence a EE. UU.

Las negociaciones sobre cambio climático en Durban (Sudáfrica) han entrado en una fase crítica, con un borrador de acuerdo raquítico sobre la mesa que sólo satisface a EE. UU. y provocó reacciones airadas de la mayoría de países.

Una multitud se manifiesta frente al salón plenario en contra del cambio climático.
Durban entra en una fase crítica con un texto que sólo convence a EE. UU.
AFP

El borrador prevé para "después" de 2020 la entrada en vigor de un "marco legal" aplicable a todos dentro de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático, una fecha que tanto los científicos como las naciones más vulnerables consideran demasiado tardía para evitar un calentamiento global irremediable para finales de siglo.

La comisaria europea para Cambio Climático, Connie Hedegaard, afirmó que el documento presentado por la presidencia de la XVII Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático (COP17), que ostenta Sudáfrica, no es aceptable por la Unión Europea (UE), y se mostró satisfecha porque ha habido una "reacción generalizada".

La UE, apoyada por 120 países africanos, los Estados insulares más amenazados del Pacífico y del Caribe y los países menos desarrollados, exige un acuerdo global jurídicamente "vinculante" de recorte de emisiones que entre en vigor de aquí a 2020, a cambio de sumarse en Durban a un segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto, que expira en 2012.

"Vamos a trabajar por un documento mejor, y deberemos reunirnos de nuevo esta misma noche", dijo a Efe Hedegaard, al término de la reunión de ministros que estudió el primer borrador de decisión entregado por la presidencia.

La ONG Oxfam calificó de "falto de ambición" el texto y advirtió de que pone en peligro las conversaciones que desde hace dos semanas se llevan a cabo en Durban.

Oxfam subrayó la preocupación de que la propuesta sobre la mesa "conduzca a un calentamiento de cuatro grados y a un impacto catastrófico sobre el clima".

Según miembros de la delegación europea presentes en la reunión, sólo EE. UU., Canadá y Australia destacaron los aspectos positivos del texto, que incluso fue criticado por la India como poco ambicioso.

Los científicos han dejado claro que, de no reducirse las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera en un 50% de aquí a 2050, la Tierra se calentará por encima de los 2 grados centígrados considerados críticos para la humanidad.

Aunque las reducciones prometidas bajo el Protocolo de Kioto sólo suponen el 15% del total mundial, el acuerdo se extinguiría a finales del año próximo sin la adhesión de la UE a un segundo periodo de compromiso.

Rusia, Canadá y Japón han anunciado que no firmarán un segundo Kioto, el único tratado vigente sobre recorte de emisiones, ratificado por 37 naciones industrializadas pero no por EE. UU., y que expira en 2012.

"Es un texto enormemente descompensado", pero la presidencia sudafricana de la cumbre ha dicho que es el "máximo esfuerzo que pueden ofrecer EE. UU., China e India", dijo sobre la propuesta sudafricana la secretaria de Estado española de Cambio Climático en funciones, Teresa Ribera.

La UE "quiere un acuerdo en Durban, pero no a cualquier precio", declaró por su parte el enviado del Parlamento Europeo a la cumbre, el alemán Jo Leinen, quien consideró que "el éxito o el fracaso (de la cumbre) está ahora en manos de EE. UU., China y la India".

China y EE. UU., los dos principales emisores de gases de efecto invernadero, han eludido en estas dos semanas de negociaciones en Durban apoyar cualquier acuerdo vinculante sobre reducción de la contaminación, una postura compartida por la India, que reivindica su derecho a desarrollar su economía.

A la tensión en la sala de reuniones se unió la existente en los pasillos, donde cerca de un centenar de miembros de organizaciones ecologistas se manifestaron frente al salón plenario, rodeados de policías.

Todo apunta a que las negociaciones se prolongarán durante la madrugada hasta el sábado, mientras la presidencia de la COP17 elabora un nuevo borrador y los ministros se toman tiempo para ultimar sus posturas y volver a la mesa de negociación.

Etiquetas