Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

VIOLENCIA DOMÉSTICA

Dos hombres matan a sus mujeres y luego se suicidan en Tarragona y Alicante

La violencia de género ha vuelto a vestir de luto las provincias de Tarragona y Alicante, donde dos mujeres han muerto por disparos efectuados por sus maridos. En ambos casos, las parejas de las víctimas se quitaron la vida posteriormente y no existían denuncias previas por malos tratos. En la localidad tarraconense de Vila-Seca, el presunto asesino fue un hombre que, según los vecinos, "no llevaba muy bien" los trámites de separación con su mujer. Mientras, en San Fulgencio, en Alicante, el hombre que mató presuntamente a su mujer y luego se suicidó era un varón de nacionalidad británica y con una grave enfermedad. Por ello, la alcaldesa de la ciudad no descarta que el hombre planeara el crimen, como consecuencia de la depresión que sufre.

En la localidad tarraconense de Vila-Seca, el Sistema d'Emergncies Mediques recibió un aviso sobre las 23.16. Según fuentes próximas a la investigación, fue el hijo de la pareja quien se encontró con la situación y dio la voz de alarma. De esta manera, se supo que un hombre de 53 años, había disparado con un arma de fuego a su mujer y luego se había suicidado.

Pero los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por salvar la vida de la mujer, de 48 años de edad, que había recibido un tiro en la cabeza. así, hallaron su cuerpo en un piso de la calle Mas d'en Gras, en el barrio de Miramar de la ciudad catalana. Por su parte, el presunto agresor fue localizado, también sin vida, en otra habitación del mismo inmueble. Quien sí tuvo que se trasladado al Hospital fue el hijo de la víctima, que sufría una herida en el brazo y una fuerte crisis de ansiedad.

Sin denuncias previas

Los Mossos d'Esquadra ya han abierto una investigación para aclarar este nueve caso de violencia doméstica. Por el momento, fuentes próximas a la investigación ya explicaron que no existían denuncias previas por este tipo de violencia. No obstante, su relación pasaba por momentos difíciles ya que, según vecinos de la fallecida, la pareja estaba en trámites de separación, algo que el marido "no llevaba muy bien".

Además, los vecinos también explicaron que el hijo de la víctima llamó a su puerta y gritó: "Mi padre ha matado a mi madre" mientras golpeaba un cristal con un ataque de nervios. Entonces, este hombre salió al rellano y se encontró el cuerpo si vida de la mujer, "con los pies dentro de casa y el cuerpo en la escalera, en un charco de sangre", aseguró.

Sobre la cronología de los hechos, aseguraron que todo sucedió cuando la víctima llegaba a casa con su hermano después de ver el partido Sevilla-Real Madrid. "Él la estaba esperando en el portal", relató una conocida de la familia. "Los disparos se confundías con los petardos", narró otro vecino. "Nadie podía esperar este final aunque los dos se estaban separando", resumió este hombre.

Por su parte, el Ayuntamiento de Vila-Seca y el Casal de Mujeres, convocaron a las 20 horas una concentración silenciosa ante la plaza de la Iglesia para rechazar el crimen de violencia de género que ayer terminó con la vida de su vecina. Ya desde por la mañana, funcionarios del Ayuntamiento de la localidad recordaron a la fallecida con cinco minutos de silencio y el Gobierno municipal aprobó presenta una moción de condena a este trágico suceso y a la violencia de género.

Relación aparentemente normal

En Alicante, esta situación se repitió el pasado domingo por la noche. En este caso, un hombre, de algo más de 60 años, disparó con una escopeta a su mujer, de 58, y después se quitó la vida con la misma arma en la localidad alicantina de San Fulgencio. Los cadáveres de este matrimonio, de nacionalidad británica, fueron hallados sobre las 23.00 de este domingo. Sin embargo, todavía no se ha determinado la hora en la que se produjeron los hechos. Según fuentes de la investigación, la pareja tenía una relación aparentemente normal y no había denuncias previas por malos tratos.

Tras conocer este crimen, el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, explicó que el presunto asesino padecía una grave enfermedad aunque dijo que todavía no se sabe "si esa circunstancia ha podido tener alguna influencia" en el caso. "Se están llevando a cabo, por parte de la policía, las actuaciones que permitan reconstruir más o menos la dinámica de los hechos", dijo al respecto. No obstante, avanzó que "va a ser más difícil" establecer las causas.

Por su parte, la alcaldesa de San Fulgencio, Trinidad Martínez, aseguró que el hombre que presuntamente mató a su mujer "podría tener planeado" el crimen. Y es que dijo que "estaba pasando por una depresión" como consecuencia "de su estado de salud deteriorado" a consecuencia de varios infartos cerebrales.

"Sabía que ese día los iban a encontrar porque venía un familiar desde Gran Bretaña, dejó toda la documentación junta en un bolso, la puerta de la vivienda estaba abierta y los animales tenían comida para varios días", argumentó sobre la hipótesis de la preparación del asesinato. No obstante, la primera edil destacó que "no había nada que indicase que podía haber un problema" entre el matrimonio.

Tras conocer estas dos nuevas muertes de sus mujeres presuntamente a manos de sus maridos, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, condenó los hechos. Sin embargo, desde el Ministerio aún no dan por confirmados los hechos como casos de violencia machista. La ministra añadió que desde su departamento seguirán "trabajando para poner los recursos necesarios para poner fin a la violencia machista".

Etiquetas