Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

ECOLOGÍA

Detectan valores elevados de mercurio en cigüeñas de localidades de Huesca y Teruel

ANSAR exige al Gobierno de Aragón que lleve a cabo un estudio epidemiológico sobre estos metales en la población de las zonas donde se han detectado los ejemplares contaminados.

Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), encargado por la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), ha detectado valores elevados de mercurio en cigüeñas de Monzón, Alcolea y San Miguel de Cinca, en Huesca, y Alcañiz, en Teruel.

En concreto, en siete de las cigüeñas analizadas (tres en Monzón, dos en Alcolea de Cinca, una en San Miguel de Cinca y una en Alcañiz) se han encontrado valores de mercurio que superan los umbrales de riesgo toxicológico, según el informe presentado por Jesús Maestro y José Antonio Pinzolas, de ANSAR.

Además, se ha encontrado alta presencia de arsénico en un ejemplar de esta especie en las localidades oscenses de Sariñena, Monzón, Torrente de Cinca y Fraga; en Zaragoza y en Alcañiz, y en dos casos en el municipio zaragozano de Pastriz.

Elementos como el mercurio y el arsénico podrían representar un problema para la especie y por tanto, según recomienda el estudio, sería importante tratar de investigar los posibles focos de emisión de estos elementos contaminantes, ha informado Pinzolas, responsable del proyecto de cigüeñas en ANSAR.

El informe "Metales pesados y organoclorados en sangre de cigüeñas", de mayo de 2008, ha sido elaborado a partir de muestras de sangre recogidas de manera aleatoria, entre 2005 y 2006, de 50 ejemplares de esta especie de ave de 13 municipios de Zaragoza, 32 de Huesca y 5 de Teruel, en colonias cercanas a potenciales fuentes de contaminación.

La Asociación Naturalista de Aragón ha elegido la cigüeña blanca (Ciconia ciconia) por ser una especie "centinela" ya que, al ser un excelente "bioindicador", puede proporcionar una indicación muy fiable del alcance de la contaminación química, al nidificar junto a las poblaciones, comer en los basureros, ríos y huertas, ha señalado el naturalista.

Asimismo al vivir cerca del hombre puede ser un indicador "muy sensible" de lo que le podría pasar al ser humano, ha precisado, por ello ANSAR ha pedido al Gobierno de Aragón, tras conocer el estudio, que ponga en marcha de manera urgente una investigación más exhaustiva para averiguar lo que está pasando.

Además, que lleve a cabo un estudio epidemiológico sobre estos metales en la población de las zonas donde se han detectado los ejemplares contaminados.

En el caso concreto de Monzón, según Teresa Dupla, de Ecologistas en Acción, la planta de Química del Cinca sería uno de los focos más importantes de contaminación de mercurio, una empresa que produce cloro mediante lo que ecologista ha denominado "celdillas de mercurio", un proceso "obsoleto" y "antiguo" y que ya no se hace en otros países.

Esta compañía, autorizada por el Gobierno de Aragón a seguir en funcionamiento hasta el año 2020, sin obligarle a cambiar a tecnologías no contaminantes ya existentes en el mercado, vierte cada año más de dos millones de metros cúbicos de aguas al cauce del Cinca, un río donde la mortandad de peces es continúa, según Maestro, responsable de ANSAR.

Por eso, esta asociación también le ha pedido a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) que valore si la presencia de mercurio en sedimentos y peces de manera creciente no incumple una directiva europea y los propios objetivos del Plan Hidrológico del Ebro, y que revise la autorización y ajusta los contenidos de los vertidos.

En este sentido, ANSAR exige al Gobierno de Aragón, a cuyo Departamento de Medio Ambiente ha enviado el informe, que revise la autorización ambiental integrada de la química y que proceda al cierre de la línea de fabricación por "celdillas de mercurio".

La Administración autonómica tiene que tomar alguna decisión que garantice la salud de la población y la protección del medio ambiente, ha sentenciado Maestro.

Etiquetas