Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

2011, SIN HUMOS

"Confíamos en que sea el propio cliente el que haga cumplir la norma"

La Ley Antitabaco está a punto de llegar y el sector hostelero se prepara para el cambio que supondrá.

El sector de la hostelería es sin duda el más reticente con la nueva ley antitabaco. Lleva meses mostrando sus dudas sobre su aplicación y por ahora ve más contras que pros. A escasas 72 horas para que entre en vigor la normativa, en la mayoría de restaurantes y bares es tema de conversación y, por supuesto, de debate.

"Sí que hay preocupación, pero creo que será como el año del euro... Tanta preparación e información y luego, no pasó nada. Se desarrolló con total normalidad. Confiamos en que sean los propios clientes los que la hagan cumplir la norma. Los no fumadores pedirán a los que fuman que lo hagan fuera", afirmó ayer por la tarde el presidente de la Asociación de Empresarios de Restaurantes de Zaragoza y Provincia (Horeca), José Luis Yzuel.

Un poco más pesimista se mostró el presidente de la Asociación de Cafés y Bares, Pedro Giménez. Ayer mismo, la entidad terminó de enviar toda la cartelería que tendrá que colocarse en los establecimientos para informar de que son espacios libres de humo. "Estamos en una época especialmente complicada y con esta prohibición... Han elegido el peor momento. Estas navidades ya ha habido un 20% menos de clientes y solo nos falta la normativa", lamentó Giménez.

Recordó los datos de la Federación Nacional de Hostelería, en los que se baraja que la nueva ley provocará el cierre de un 10% de los locales. "No es que estemos a favor del tabaco, ¿cómo vamos a estarlo? Pero tienen que admitir que no permitir fumar en los establecimientos restringirá clientes. Eso es evidente, vamos a tener menos", manifestó.

Para el representante de la Asociación de Cafés y Bares, el Gobierno cae en una "contradicción" al limitar los espacios para fumadores y, por contra, incrementar los puntos de venta (los establecimientos de hostelería podrán seguir teniendo máquinas expendedoras y las tiendas de las gasolineras podrán instalarlas).

"Es algo absurdo. Ojalá no se vendiera en ningún sitio, pero lo hacen...", puntualizó Giménez. Los hosteleros apostaban por crear zonas reservadas para fumadores en los establecimientos. Algo que descartó por completo el Ministerio de Sanidad al aprobar la nueva normativa. Presentaron alegaciones en ese sentido, pero no han sido aceptadas.

Etiquetas