Sociedad

Móviles

Cómo sacarle una buena oferta a las operadoras de telefonía móvil

Dependiendo de la negociación que plantee el cliente, un teléfono puede pasar de costar más de 400 euros a menos de 5.

La mitad de los internautas españoles viven "constantemente conectados"
Móviles

En una misma operadora, un móvil puede pasar de más de 400 a menos de 10 euros según quién lo compre, y cómo negocie. Telefónica ofrece el Samsung Galaxy S por 422 euros a un cliente que tiene contrato en vigor y más de 28.000 puntos; a 129 euros a una persona que quiera dejar su contrato con otro operador para ir a Movistar y acude a una tienda física; y a 0 euros al que pida ese cambio de portabilidad a través de servicio al cliente por teléfono o internet (todos clientes con un consumo mensual mínimo 30 euros).

Parece que la mejor forma de hacerse con una buena tarifa en la operadora que se desea, es yéndose a la competencia, porque las grandes compañías han adoptado prácticas que premian más al futuro cliente que al actual y que le brinda las mejores promociones al usuario que más seriamente amenace con cambiarse de compañía. Heraldo.es ha intentado llamar a los teléfonos de servicio al cliente de estas operadoras para que expliquen lo que sucedió en estos casos, pero no se han recibido respuestas.

Orange, por ejemplo, no le ofrece a sus usuarios terminales nuevas por 0 euros hasta que la persona solicita un traspaso de su línea a otro operador. F. V. (iniciales de un cliente real) solicitó una Blackberry 93000 3G después de acumular puntos durante 18 meses con una tarifa Delfín 20, con servicio de internet. «Me dijeron que tenía que pagar 79 euros por ese modelo de móvil. Llamé a Vodafone, que me ofrecía por 0 euros un modelo más nuevo, y de inmediato me llamaron de Orange diciendo que ellos me daban todo por 0 euros y un descuento del 40% durante un año», cuenta F. V.

Desde la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones, del Ministerio de Industria, afirman que estas variaciones en el contrato son legales: «Son ofertas comerciales, pueden decir el precio que quieran. Y además benefician a las dos partes». Sin embargo, se ha anunciado una normativa por la que las operadoras tendrán prohibido hacer contratos con una permanencia superior a 12 meses.

La mayoría de las quejas que registran en esa oficina están relacionadas con facturación, pero nadie se ha quejado por este baile de ofertas, que aunque al final benefician al usuario, también causan confusión y fuerzan al cliente a realizar muchas llamadas para conseguir un buen precio.

«Me quedaban 15 días de permanencia en Vodafone. Llamé varias veces para pedir un móvil nuevo, pero no me dieron nada. Las consultas siempre duraban más de 20 minutos, casi siempre estaba en espera. Justo dos días antes de acabar mi contrato, en Movistar me ofrecieron un plan y un terminal mejor y decidí cambiarme», cuenta G. S.

Su caso terminó como el de la mayoría: después de desperdiciar tiempo en llamas a su compañía, no fue hasta que solicitó un cambio de compañía cuando le ofrecieron la oferta que buscaba.

Quejas de facturación

M. R. introdujo su tarjeta SIM durante pocos minutos en un ‘smartphone’. Hasta entonces, no tenía contratada ninguna tarifa de datos, porque no accedía a internet desde su dispositivo. «Eso fue en julio. Como tengo factura electrónica, no me di cuenta de lo que sucedía hasta noviembre. Durante esos meses, me activaron automáticamente una cuota de navegación, cobrándome 17 euros por mes en las dos cuentas que tenía contratada con Vodafone», cuenta.

Cuando llamó para pedir explicaciones a la compañía, le contestaron que esa era una política de empresa y que se hacía para proteger a los clientes, que podían acabar descargando contenidos y gastando incluso más de lo que se cobra por una tarifa plana de Internet.

Tras varios meses de reclamos, M. R. decidió cambiarse. Y no fue hasta entonces que le plantearon una solución. «Me ofrecieron un nuevo dispositivo y un 40% de descuento en mi factura, pero solo para una línea, a la que se le terminaba la permanencia».

Un caso similar fue el de J. M.: «Mi Iphone se cayó en agua con jabón. Eso no lo cubre la garantía, así que tuve que utilizar otro móvil, pero en Movistar me seguían cobrando mi tarifa de navegación para el Iphone, de 25 euros, y una segunda para navegar en el otro móvil. Por desactivar la cuota de navegación del Iphone me cobraban 100 euros».

Etiquetas