Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

MODA

Color y naturaleza ,en la colección de Sardá

El diseñador ha revolucionado la cuarta jornada de la Cibeles Fashion Week, en la que también han participado Alma Aguilar y Miguel Palacio.

Colección de Alma Aguilar
Color, fantasía y naturaleza en la colección de Andrés Sardá
AFP PHOTO

Colorista y alegre, como la cultura latina que la ha inspirado, es la colección 'Sueños latinos' de Andrés Sardá, en la que delicados y sensuales ligueros y culottes se combinan con otros tejidos más rudos, como el tricot o el crochet, para alumbrar originales prendas lenceras.

Los modelos de Nuria Sardá, hija del diseñador y heredera de la firma, han supuesto un derroche de fantasía sobre la pasarela de Cibeles Madrid Fashion Week, encontrando su fuente de inspiración en los años 50.

Líneas balconet sin relleno, estampados animales, juegos de tules en faldas y vestidos e incrustaciones de cristal de swarovski sobre monos y bodys de muselina y organza son los elementos centrales de la colección nocturna. La línea diurna recoge buena parte del imaginario de la cultura y el folclore mexicano, como lo atestiguan sus vivos colores, reflejo de su rica naturaleza, sus calaveras, que rinden culto a la muerte, y sus estampados de flores y frutos.

Como atrezzo, la firma catalana ha colocado unos sensacionales tocados florales a las modelos, que han desfilado a ritmo de ranchera y música andina ataviadas con impresionantes capas y ponchos de estilo mexicano.

La modelo Marina Pérez ha puesto punto y final a un lujo de desfile, con un espectacular conjunto interior dorado, un velo de encaje y una corona por tocado, cual si de una sensual virgen de Guadalupe se tratara.

Romanticismo

La madrileña Alma Aguilar ha puesto el toque romántico a la cuarta jornada de Cibeles, con una colección surgida de una reciente visita a un hotel de Formentor que le encantó, así como la utopía con la que fue creado: como centro neurálgico de artistas.

Según ha contado la diseñadora, le pareció que el hotel tenía «una bonita historia», de la que han surgido prendas inspiradas en los años 50 y en las «elegantes» mujeres de esa época, con una paleta cromática muy amplia dominada por el blanco, el negro y otros tonos «vivos» como el rojo sangre o el melocotón.

La madrileña se centra sobre todo en los vestidos y los abrigos, las prendas con las que cree puede «aportar algo al mundo de la moda», así como en unos estampados florales procedentes de Como (Italia), que ha llevado a sus prendas para vestir a una mujer «muy femenina».

La diseñadora, embarazada de cinco meses de su segunda hija, no tiene término medio: vestidos y abrigos muy cortos o por el contrario, largos-maxi tejidos en sedas, alpacas y algodones rústicos, siempre marcando la cintura y complementados con unos sofisticados tocados de 'vintage waves'.

Colaboración de Miguel Palacio con Hoss Intropía

Miguel Palacio cierra la mañana de Cibeles con una colección que marca la silueta femenina con prendas muy rectas y dos tipos de bajos: los minis y los maxi-largos, como los de sus monos, a los que da un toque elegante con la inclusión de 'paillettes'.

La novedad del desfile es la mezcla de prendas de Miguel Palacio y la de Hoss Intropia, en un 75-25%, respectivamente, fruto de la colaboración entre ambas firmas y de la apuesta de Hoss Intropia por el diseño español.

Entre las prendas de Hoss Intropia que Palacio ha incluido en su desfile destacan unas camisas con aplicaciones en las hombreras, mientras que de su línea propia el diseñador ha mostrado abrigos negros de piel y camisas cuya novedad radica en su remate con flecos.

Camisas y vestidos transparentes, en negro y verde fuerte con flores de colores bordadas, y unos originales chalecos y vestidos con aberturas circulares y aplicaciones de cristales forman parte de su próxima colección, en la que el diseñador introduce por primera vez un tejido superligero en negro que ilumina con incrustaciones de colores.

Etiquetas