Sociedad
Suscríbete

OCIO Y TIEMPO LIBRE

Clases poco convencionales

El nuevo curso empieza con múltiples opciones educativas para los vecinos de Zaragoza quienes podrán disfrutar de talleres que abarcan disciplinas como la cocina oriental, la literatura y los malabares.

Kumiko Fujimura, presidenta de la asociación cultural Aragón-Japón, enseña a hacer adornos florales.
Clases poco convencionales
L.LóPEZ

Malabares, arreglos florales, actuar ante un gran público o contorsionar el cuerpo como un profesional son algunos de los objetivos que se proponen aquellos que optan por asistir a los cursos que preparan entidades como el Cipaj. Algunas de estas iniciativas surgen de entidades o asociaciones privadas, sin embargo también son frecuentes los talleres creados por casas de juventud cuyo objetivo consiste en que los más jóvenes se mantengan ocupados mediante manualidades, actividades musicales o bailes tribales.

Se trata de cursos y talleres que no ofrecen un título oficial capaz de engrosar el currículum sino que aportan, a veces de forma gratuita, un conocimiento que pocas instituciones ofertan. Un ejemplo de este tipo se puede encontrar en el Teatro de la Estación que desde el 1 de octubre ofrece clases que se ajustan al horario de los alumnos con precios que oscilan desde los 40 a los 54 euros. Pero también hay quien desea llenar su tiempo libre sin moverse de casa. La Escuela de escritores contempla esta opción, ya que ofrece cursos on-line de narrativa y poesía por 60 euros al mes. Otra opción es la que ofrece la asociación de malabaristas de Zaragoza que enseña, a un precio que puede oscilar entre los 80 y 100 euros por curso, diversas disciplinas circenses como acrobacias y contorsión. Para apuntarse es necesario mandar un correo electrónico a la dirección: malabaristaszgz@gmail.com.

No queremos competir con academias e institutos, en nuestros cursos les inculcamos un saber diferente” apunta Antonio Abad, responsable de los cursos que imparte la Caja de Ahorros de la Inmaculada. “Entre nuestros alumnos hay personas que quieren aprender cosas que durante su carrera no les han enseñado como lecciones sobre cine” señala Abad, quien asegura estar orgulloso de la fidelidad de los alumnos que asisten a estos talleres cuya inscripción se podrá realizar entre el 8 y 18 de septiembre y los cursos empezarán a partir del mes de octubre. “El precio de nuestros cursos es muy competitivo ya que solo se paga 110 euros al año, para clases como la de informática, el precio alcanza los 130 al año”.

Una gran variedad

Sin embargo, existen otro tipo de actividades menos convencionales que persiguen profundizar en una cultura o conseguir relajarse durante una hora a la semana. Esto es lo que busca talleres como el de caligrafía japonesa o adorno floral cuyo coste consiste en 14 euros al mes para socios de la asociación Aragón-Japón lo que supone un coste adicional de unos 30 euros al año. Keiko Matsimura, profesora de caligrafía japonesa en la asociación, explica que el objetivo de este taller consiste en que los alumnos asistentes conozcan un aspecto de la cultura japonesa y consigan relajarse a través de esta práctica. “La cultura japonesa es más compleja de lo que la televisión nos muestra e intento enseñarles una parte de ese entramado” señala Matsimura quien asegura sentirse completa cuando ve a sus alumnos progresar. Los cursos comenzarán a partir del 12 de octubre.

La nota no es lo importante

“Me sienta mal escuchar a mis alumnos decir que algo les ha salido mal, porque soy yo la que debe juzgar eso y cómo avanza su aprendizaje.” asegura Keiko. Al fin y al cabo, las calificaciones no son lo importante sino la sensación que uno tiene al llegar a casa y si eso incluye el conocer mejor una cultura, mucho mejor.

Etiquetas