CHINA

China soporta su peor invierno en 40 años

Las nevadas han causado ya unos 40 muertos y han sembrando el caos en el transporte. Además, el gigante asiático tiene que afrontar una fuerte demanda calorífica y tiene las reservas casi vacías.

China se encuentra en estado de máxima alerta por las fuertes nevadas que se registran en el centro, este y sur del país, las peores en medio siglo en algunas regiones, que han causado ya unos 40 muertos y han sembrando el caos en el transporte.

Muchos de los fallecimientos se han producido en accidentes de tráfico, pero también por el derrumbe de viviendas en provincias centrales, como Hubei o Anhui, o en accidentes laborales, además de personas que han muerto de frío después de que sus vehículos se quedaran atrapados en las carreteras.

La Asociación Meteorológica China declaró la alerta roja, al señalar que las fuertes nevadas que comenzaron el pasado día 12 de continuarán y recomendando a la población que salga lo menos posible de casa en las zonas más afectadas.

La situación, con pérdidas de 865 millones de dólares y 30 millones de afectados, ha llevado al viceprimer ministro chino Zeng Peiyan a asegurar que la nieve "ha afectado gravemente la economía nacional y la vida de la gente".

Zeng ha reconocido la parálisis en la red energética de más de la mitad del país, con apagones en 17 de las 30 divisiones administrativas chinas.

La Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, que dirige la planificación económica, anunció también medidas de emergencia, ordenando a las empresas de las zonas afectadas que reduzcan al mínimo el consumo energético.

El caos se ha adueñado de estaciones de tren como la de Cantón, donde hasta 600.000 personas esperan trenes que llevan varios días sin poder partir, precisamente en la temporada de más viajes de tren del año, debido a las fiestas por el Año Nuevo Lunar.

En carreteras de provincias montañosas, como Guizhou o Guangxi, se calcula que hay hasta 40.000 viajeros bloqueados.

El Ministerio de Ferrocarriles ha enviado centenares de locomotoras diesel para impulsar los trenes bloqueados, mientras el primer ministro chino, Wen Jiabao, visitaba el pasado fin de semana una estación ferroviaria y urgía a las autoridades pertinentes que garanticen el transporte a los ciudadanos durante las fiestas.