Despliega el menú
Sociedad

Cae una red internacional que vendía carnés falsos de camión por 1.500 euros

La Policía, en una operación conjunta con el Servicio de Extranjeros y Fronteras de Portugal (SEF), ha desmantelado una red internacional que vendió cientos de permisos de conducir falsos por unos 1.500 euros cada uno a ciudadanos de Europa del Este, que después manejaban camiones de gran tonelaje.

En el operativo han sido detenidas 18 personas acusadas también de conseguir de forma fraudulenta permisos de residencia portugueses por medio de matrimonios de conveniencia, por los que llegaban a cobrar hasta 5.000 euros, así como contratos de trabajo ficticios.

Tras las primeras indagaciones, los investigadores averiguaron que el origen de la red se encontraba en la provincia de Alicante. La principal responsable del grupo viajaba todas las semanas desde Torrevieja hasta las localidades portuguesas de Leiria y Fátima para tramitar la documentación fraudulenta.

Por el volumen de operaciones, la actividad más lucrativa de estos falsificadores consistía en facilitar permisos de conducir portugueses a ciudadanos de países del Este.

Cuando el "comprador" disponía del permiso de residencia español, la red se dirigía al país vecino y una vez allí falsificaba los documentos con el fin de obtener la licencia portuguesa para conducir.

En muchas ocasiones, lograban un permiso de categoría superior para el que no estaban habilitados, y así obtenían documentos que les permitían solicitar la tarjeta de transportista y así conducir camiones de gran tonelaje sin contar con la autorización administrativa necesaria.

Los compradores pagaban 1.500 euros por cada permiso de conducir, por lo que se estima que obtuvieron un beneficio de unos 300.000 euros por falsificar este tipo de documentos.

Se han producido tres detenciones en Albacete, nueve en Torrevieja, una en Parla (Madrid) y cinco en Portugal y se han efectuado un total de diez registros.

Los agentes han intervenido numerosa documentación falsa, material informático, láminas plásticas para la impresión, una trituradora de papel, una plastificadora de documentos, dinero en efectivo, una defensa extensible y dos pistolas, una de fogueo manipulada con munición del 9 milímetros parabellum y otra de aire comprimido.

La investigación ha sido desarrollada por el Grupo I de la UCRIF Central, dependiente de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, la UCRIF de la Comisaría Provincial de Alicante y agentes de las Comisarías de Albacete y Elche, en colaboración con el Servicio de Extranjeros y Fronteras (SEF) de Portugal.

Etiquetas