Sociedad
Suscríbete por 1€

TRÁFICO

Buena carrera contra la muerte

España ha pasado en los últimos años de ser el farolillo rojo de la Unión Europea en fallecidos en carretera a aproximarse a reducir casi a la mitad el número de víctimas y ser la envidia de países como Alemania.

España lleva una buena carrera contra la muerte en la carretera. En ocho años ha pasado de ser el farolillo rojo en siniestralidad vial en la Unión Europea a causar envidia en países como Alemania e Italia por la reducción de fallecimientos. Aunque aún no se ha logrado reducir a la mitad las cifras de muertos, se ha conseguido rebajar un 44% su número con respecto a los registrados en 2001.

 

Uno de los objetivos que se marcó la UE cuando comenzó el siglo era rebajar el número de víctimas mortales en las carreteras. En 2001 fallecieron 54.363 personas, una cifra que hizo saltar las alarmas entre las autoridades. Entonces, se marcaron un objetivo para rebajar esa sangría: en 2010 tenían que disminuir a la mitad los europeos que perdían la vida. Ocho años después, solo unos pocos países tienen posibilidades reales de lograrlo. Entre ellos está España, que ha logrado rebajar un 44% (de 5.517 a 3.081) el número de muertos y que puede conseguir la ansiada marca a finales de 2010.

Disparidad de políticas

La disparidad de las políticas llevadas a cabo por los diferentes países y las nuevas incorporaciones hicieron que la UE no haya bajado sus números tanto como esperaba. Se ha quedado en un 28%, lo que equivale a una media anual de 4,4% en los primeros ochos ejercicios; hubiera tenido que marcar una media de siete puntos para lograr el objetivo.

 

Según el último informe del Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC, en sus siglas en inglés) y en donde también se incluye a Noruega y Suiza, hay países que no han hecho absolutamente nada a pesar de las recomendaciones de la UE, como Rumania y Bulgaria. Son los únicos países donde suben las víctimas de la carretera, con un 25% y un 5%, respectivamente.

 

El resto de los países bajan, aunque con dos grandes bloques. En el primero, donde están los más responsables, destacan Luxemburgo y Francia. Ambos pueden cumplir con lo estipulado este mismo año. El país vecino, con datos a 31 de diciembre de 2008, había bajado un 48% (3.887 menos) el número de fallecidos. La reducción del tráfico por la crisis y la agresiva política para controlar las velocidad han sido claves para estos datos. Para 2010, además de España, están Portugal, Letonia y Bélgica, que han bajado entre un 38 y un 47% sus cifras.

 

Además de Francia, Alemania e Italia eran los dos países donde más gente moría en la carretera. En 2001 rondaban los siete mil finados. En ocho años han logrado rebajar de forma sustancial sus cifras (un 36% los germanos y un 33% los trasalpinos), pero escaso: Alemania no llegará hasta 2013 e Italia hasta 2015.

 

Dentro de cinco años y un mes, la gran mayoría de los estados lograrán sus objetivos. Y lo harán desde orígenes muy distintos, según el estudio. Algunos, sobre todo las últimas incorporaciones, porque no han tenido los recursos y las voluntades políticas necesarias para encarar el problema; en otros países el problema será su tamaño, ya que les costará más lograr que desciendan sus negros números y no pueden hacer más.

Países con menos fallecidos

Los países con menos tasas de mortalidad, según el informe europeo, son Países Bajos, el Reino Unido, Suecia y Suiza. Todos tienen 50 muertos en las carreteras por cada millón de habitantes, cuando la media en el continente se sitúa en 79 por millón.

 

Alemania y Noruega llegan a 54 en el ranquin, seguidos de España, Dinamarca, Francia, Finlandia e Irlanda. Con la media continental están Italia, Austria, Portugal y Bélgica; mientras que el vagón de cola es para Grecia y los últimos Estados en incorporarse a la UE.

 

Precisamente, el pasado miércoles no perdió la vida ni una sola persona en el conjunto de la red de carreteras españolas, un buen dato que se repite por segunda vez este mes, ya que el 10 de noviembre no murió nadie, y por cuarta vez en lo que va de año. Entre 2003 y 2008 solo ocurrió este hecho cuatro días.

Etiquetas