Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

PRIMER PREMIO 79.250

Banqueros a la caza del Gordo en Zaragoza

La administración de la calle de San Ignacio de Loyola repartió 3 millones de euros, pero allí no se vio a ninguno de los afortunados.

La administración nº 22 de Zaragoza repartió 3 millones de euros del Gordo en 2010
Banqueros a la caza del Gordo en Zaragoza
OLIVER DUCH

No fue una lluvia de millones como la que cayó en el cinturón de Barcelona, pero el Gordo de este año también dejó un suculento pellizco en Zaragoza. La administración de lotería número 22 de la capital aragonesa, Los Dos Patitos de la calle de San Ignacio de Loyola, vendió en ventanilla diez décimos del 79250 repartiendo así tres millones de euros del primer premio del sorteo de Navidad.

Curiosamente, al menos uno de esos billetes viajó hasta la ciudad condal. De hecho, fue su compradora la que comunicó a los propietarios de la administración que habían vendido parte del Gordo. De los otros nueve décimos no trascendió casi nada, ya que los loteros no saben a quién se los vendieron y los afortunados no aparecieron por allí en todo el día.

Uno de ellos, zaragozano, llamó por teléfono a última hora de la mañana para dar las gracias y explicar que había adquirido el número premiado hace unos 20 días. Otros, en este caso dos mujeres, se dejaron ver por el mercado Vitoria -situado muy cerca de allí, en la calle de Francisco de Vitoria- y comunicaron la buena noticia a sus pescateros de toda la vida. Sin embargo, cuando los medios fueron a buscarles ya se habían marchado y quisieron pasar inadvertidas.

"Alguno se estará riendo para sí pensando que le ha tocado y que nadie le va a pedir nada -comentó encantada la lotera que repartió la suerte, Yolanda Delgado-. La gente prefiere ser discreta, y además este año es el primero en el que los premios se pueden cobrar con solo depositar los décimos en una sucursal".

Hasta diez de un mismo banco

El sigilo de los premiados y el hecho de que solo se hubiera vendido una serie del 79250 hizo inútiles los esfuerzos de los empleados de distintas entidades de ahorro que, como siempre sucede en estos casos, se acercaron a Los Dos Patitos para intentar captar a algún afortunado. A las puertas de la administración de lotería número 22 llegaron a congregarse hasta una decena de trabajadores de un mismo banco, pero de distintas áreas y oficinas, dispuestos a competir "sanamente" por el dinero de los agraciados con el Gordo.

"Don Emilio puede estar satisfecho con nosotros -comentaron los banqueros bromeando-. No sabemos si encontraremos a alguno de los premiados, pero lo importante es que aquí estamos, al pie del cañón".

Hasta ayer, el Gordo de la Navidad había caído 11 veces en la provincia de Zaragoza. La número 12 llegó de la mano del número 79250, el más alto de los agraciados con el primer premio de este gran sorteo, y fue a parar a una administración de lotería que en sus 36 años de historia nunca había sido premiada en Navidad.

"En los sorteos ordinarios hemos repartido siete primeros premios, dos segundos y tres terceros, pero es la primera vez que damos el Gordo -explicó emocionada Yolanda Delgado, responsable de la administración junto con su marido, Jesús Sánchez Oriz-. No sé ni cuándo, ni cómo, ni a quién le vendimos los décimos, pero ayer por la noche, cuando cerrábamos, le comenté al compañero de la tienda de al lado que tenía el pálpito de que este año yo iba a dar el primer premio".

El matrimonio de loteros no se guardó ningún billete, pero Delgado aseguró sentirse "igual de feliz" que los ganadores. "La ilusión de cualquier administrador de lotería es repartir el Gordo, así que todavía no me lo creo", dijo.

Etiquetas