Despliega el menú
Sociedad

EDUCACIÓN

Aragón, Asturias y Navarra, exportadoras de doctores

Asturias, Navarra o Aragón son las tres comunidades más "exportadoras" de doctores hacia otras regiones españolas, mientras que País Vasco y Castilla-La Mancha se sitúan en el lado inverso de la clasificación: reciben más titulados de los que producen.

"Se observa la existencia de comunidades generadoras y acogedoras netas de doctores", declaró el secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez, quien mostró la satisfacción del Gobierno por los "flujos naturales entre comunidades".

Especialmente llamativos son los casos de Navarra y Castilla-La Mancha. En universidades navarras obtuvo el título un 3,3% del total de doctores de toda España, cuando en la comunidad reside un 2,4%. Lo contrario ocurre en Castilla-La Mancha, donde reside un 2,1% de los doctores españoles cuando la comunidad solo produce un 0,4% del total. El País Vasco genera un 1,8% de los doctores, un porcentaje notablemente bajo para su nivel social y económico, mientras acoge en su territorio al 2,4%

También es significativa la concentración de doctores en Madrid, Cataluña y Andalucía, donde reside el 52,1% del total, si bien estas comunidades producen un 55,1% de los titulados. Madrid es la autonomía más prolífica, al producir más de una cuarta parte de los doctores, por delante de Cataluña y Andalucía, con un 15% cada una.

Pero pese a lo numeroso de este colectivo y su alta preparación, solo el 15,7 % de los estudiantes de Medicina españoles desarrolla su carrera en empresas. La inmensa mayoría opta por la enseñanza y la administración pública, según recoge la primera encuesta sobre recursos humanos en Ciencia y Tecnología publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El estudio revela que las Ciencias Naturales y de la Salud son los campos con más demandada entre los doctores españoles, cuya tasa de empleo es superior al 96%.

Cada vez más mujeres

Según la encuesta, hay un mayor número de hombres entre los doctores, el 54,2%, aunque entre los más jóvenes esta tendencia se invierte, siendo ligeramente superior el número de mujeres.

La estabilidad y la localización son las características más valoradas por los doctores en su vida laboral, en detrimento de los beneficios económicos y la posibilidad de promoción, que fueron los peor valorados.

El estudio refleja que tres de cada cuatro doctores se dedican a actividades de investigación, que uno de cada cuatro ha residido en el extranjero mientras realizaba sus estudios y que más de la mitad financiaron su doctorado mediante becas o trabajos de profesor asociado o ayudante de investigación. Tan solo un 17% recurrió a financiación mediante ahorro o préstamos, práctica que Sanidad pretende potenciar.

El informe también señala que la edad media de los hombres para doctorarse es de 35 años y tardan cuatro meses en encontrar trabajo, mientras que las mujeres se doctoran con un promedio de 33 años y tardan seis meses en encontrar empleo.

Desigualdad laboral

Tanto Carlos Martínez como Jaume García, presidente del Instituto Nacional de Estadística, valoraron esta diferencia como un reflejo de la desigualdad existente en el mercado laboral y señalaron que el hueco es pequeño en relación a otros ámbitos. El presidente del INE también declaró la voluntad de que el estudio se realice a partir de ahora con una periodicidad regular de dos años.

A la vista de los datos, el secretario de Estado de Investigación destacó el pleno empleo de los doctores españoles, la tendencia a la igualdad en las cifras por géneros y la adecuación del nivel. En el capítulo negativo subrayó el reducido número de encuestados que pasa al sector empresarial, para lo que el Gobierno pretende impulsar programas de colaboración público-privados. También resaltó la intención de Sanidad de promover medidas tendentes a reducir la duración del doctorado, que el estudio sitúa en seis años.

Etiquetas