Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

LOS LUNES AL SOL

"Antes compaginaba tres trabajos, y ahora no encuentro nada"

.

Katia Masramón, en paro desde diciembre de 2009.
"Antes compaginaba tres trabajos, y ahora no encuentro nada"
LAURA URANGA

Katia Masramón, de 35 años, siempre lleva un currículum en el bolso. "Por si acaso. Tengo que estar muy atenta, leo todos los carteles por la calle y miro los anuncios por si veo alguna oferta de trabajo", afirma. Es metódica, constante y optimista, aunque hace meses que no encuentra empleo. Está en el paro desde diciembre de 2009.

Hace unos años, cuando corría de una punta a otra de la ciudad para compaginar tres trabajos, no podía imaginarse que ahora estaría así. "En 2002, durante unos meses, trabajaba por la mañana en una empresa de buzoneo, de 9 a 14. Por las tardes, de 16 a 22, estaba de camarera en un bar del centro comercial Augusta. Y los fines de semana me salió un trabajo de vendedora en Aki. No sé cómo aguanté ese ritmo, pero no quería rechazar ningún trabajo. Parece mentira, he estado unos años pluriempleada y ahora no encuentro nada", cuenta Katia, barcelonesa de nacimiento pero vecina de Zaragoza desde los 4 años.

Katia terminó la EGB y después hizo diversos cursos de confección, peluquería o informática. Su primer trabajo, con 20 años, fue de recepcionista en una empresa. En la Navidad de 1996 empezó a trabajar preparando cestas y lotes navideños. Ha ido cambiando de empresa, pero repite cada Navidad desde entonces. "Es un trabajo intenso durante tres meses, de octubre a diciembre. Pero quiero un trabajo más estable, algo para el resto del año. No puedo vivir solo de preparar cestas de Navidad", afirma.

Ha trabajado de vendedora, limpiadora, repartidora y camarera. Su trabajo más estable fue de camarera en una cafetería del centro comercial Augusta, entre 2003 y 2008, "hasta que la cafetería cerró", señala. "Y después, salvo las campañas de cestas de Navidad, en 2008 y 2009, no me ha salido nada", apunta. Vive con su marido, que sí tiene trabajo, y pagan una hipoteca de unos 445 euros mensuales.

Katia lleva siempre encima el currículum y su "Plan de búsqueda personal de empleo". "He preparado un plan que sigo al pie de la letra. Para encontrar empleo hay que ser organizado y muy constante. Lo primero es inscribirme como demandante en el Inaem. Segundo, apuntarme a todas las bolsas de trabajo de los organismos dedicados al empleo. Tercero, registrarme en los portales de Internet. Cuarto, apuntarme a las ofertas que me parecen interesantes por mi perfil. Cinco, revisar las ofertas de empleo de los domingos en el periódico?", enumera.

Los domingos se apunta los teléfonos y los lunes se dedica a llamar y patear la ciudad. "He visto muchos anuncios para camareras menores de 30 o 35 años. Mi edad empieza a ser un problema. Es increíble que ya me digan que soy mayor", subraya. Y sigue con su decálogo: "Ir a visitar a antiguos jefes, apuntarme a cursos, trazarme un plan de trabajo todas las semanas y ser muy constante".

Según su plan, ahora está haciendo un curso de Photoshop y se ha apuntado a otro de Power Point. Y busca empleo por Internet, en los periódicos y en los carteles de la calle. "De momento estoy tranquila, porque estoy cobrando la prestación por desempleo, pero se me termina el 10 de agosto? Espero encontrar algo antes", afirma. Y se muestra optimista: "El mercado laboral está muy mal, pero pienso que tarde o temprano algo me va a salir. Yo veo un hilo de esperanza", asegura.

Etiquetas