Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

BARRERÁ LA ISLA

Alerta máxima en Cuba por el "poderoso" y "peligrosísimo" huracán "Ike"

El ojo del huracán "Ike" golpeó la isla de Gran Inagua, en el sureste de las Bahamas, y se prepara para embestir a Cuba como huracán de categoría cuatro, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU.

El "extremadamente peligroso" ciclón "Ike" presenta vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora y "se espera que se mantenga como huracán de categoría mayor mientras se aproxima al este de Cuba", indican en el CNH.

Según la trayectoria prevista, el ojo del poderoso ciclón se moverá por el sudeste de las Bahamas y estará "cerca o sobre el este de Cuba esta noche y sobre la zona central de la isla este lunes". Barrerá la isla de este a oeste y, tras perder algo de intensidad al atravesar su territorio, volverá a fortalecerse en las aguas cálidas del Golfo de México, según un modelo por computadora del CNH.

Ante la gravedad del peligro, las autoridades cubanas evacúan a cientos de miles de habitantes de zonas con riesgo de inundaciones en provincias orientales y centrales que serán azotadas desde la próxima noche y durante dos días por el huracán "Ike".

Los cayos más al sur del estado de Florida sentirán tal vez los efectos de las intensas lluvias y los vientos del ciclón, pero no sufrirán probablemente su golpe poderoso, según la trayectoria pronosticada por los expertos. El Gobierno de Cuba ha ampliado el aviso de huracán para las provincias de Villa Clara, Sancti Spíritus, y Cienfuegos, y está vigente también para Camagüey y Ciego de Ávila, incluido Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Las Tunas y Granma.

Las autoridades cubanas han emitido también una vigilancia de huracán (paso del sistema en 36 horas) para las provincias de Matanzas, La Habana y Ciudad de La Habana.

Se ha emitido una vigilancia de huracán para los cayos del estado de Florida y también hay una vigilancia de huracán para las isla de Andros, en las Bahamas.

Para las islas Caimán, se ha activado una vigilancia de tormenta tropical (paso del sistema en 36 horas). Permanece activado un aviso de huracán para las islas de Turcos y Caicos y para la zona central y sudeste de Bahamas.

También hay aviso de tormenta tropical para el norte de Haití, desde la frontera norte con República Dominicana hasta Gonaives.

El ojo del huracán, el quinto de la temporada atlántica, estaba localizado en el momento del último parte cerca de la latitud 21,0 grados norte y de la longitud 73,4 grados oeste, unos 25 kilómetros al oeste-suroeste de la isla Gran Inagua (Bahamas) y a unos 205 kilómetros al este-nordeste de Guantánamo (Cuba).

Se mueve en dirección oeste a unos 20 kilómetros por hora y se espera que efectúe un giro el lunes hacia el oeste-noroeste. Los expertos han alertado a las poblaciones de Bahamas, Cuba y sur de Florida sobre la extrema peligrosidad de este huracán de categoría cuatro en la escala de cinco grados de Saffir-Simpson.

Un sistema de altas presiones lo ha ido alejando del sur de Florida, pero podría afectar a los cayos de ese estado, que estarían dentro del cono de proyección.

La orden de evacuación de los turistas de los cayos comenzó el sábado, tras declarar el gobernador de Florida, Charlie Crist, el estado de emergencia, mientras que los residentes abandonarán hoy este archipiélago.

La Cruz Roja ha habilitado albergues para los evacuados de los cayos en las instalaciones de la Universidad Internacional de Florida (FIU) de Miami.

"Hay que estar preparados y seguir por la radio y la televisión su evolución", dijo el gobernador en una conferencia de prensa. Cuando se trata de huracanes, resaltó, "no hay reglas, de modo que debemos estar preparados, vigilantes y en alerta".

Las intensas lluvias que se prevé que arroje el "Ike" podrían ocasionar inundaciones y deslizamientos peligrosos de tierra en las zonas montañosas del este de Cuba, en La Española, que comprende República Dominicana y Haití, y en el sureste de las Bahamas.

En lo que va de temporada de huracanes en el Atlántico (del 1 de junio al 30 de noviembre) se han formado diez tormentas y cinco huracanes.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EEUU ha vaticinado que esta temporada iba a ser muy activa, con la posible formación de entre 14 y 18 tormentas tropicales, de las que entre 7 y 10 podían convertirse en huracanes.

Etiquetas