Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

METEOROLOGÍA

Alerta amarilla por altas temperaturas

La Agencia Estatal de Meteorología (AET) prevé este lunes, en Aragón que las temperaturas máximas alcancen los 36 grados o más en numerosos puntos. Intervalos nubosos en Pirineos con posibilidad de alguna precipitación débil y aislada en la vertiente norte a primeras horas, y poco nuboso o despejado en el resto de la Comunidad.

Nubosidad de evolución diurna, principalmente en áreas de montaña, con posibilidad de chubascos o tormentas dispersos. Temperaturas mínimas en ligero o moderado ascenso y máximas sin cambios o en ligero ascenso, pudiéndose superar los 36 grados centígrados en numerosos puntos del centro y sur de la Comunidad. Vientos flojos de dirección variable.

Por capitales de provincia, las temperaturas oscilarán entre los 20 y los 36 grados de Huesca, los 15 de mínima y 37 de máxima de Teruel y los 22 y 37 grados de Zaragoza.

Consejos para el calor

La Dirección General de Atención Primaria, aconseja extremar las medidas de precaución frente a los riesgos del calor, así como velar especialmente del cuidado de los mayores, niños y enfermos crónicos ante la subida de las temperaturas. Las altas temperaturas pueden producir o agravar la salud de algunas personas, como es el caso de las personas mayores o de quienes padezcan algún trastorno crónico, especialmente de tipo respiratorio o cardiocirculatorio. Para afrontar el calor hay que tener en cuenta que niños, ancianos y enfermos crónicos deben ingerir líquidos aunque no se tenga sed.

En general, la recomendación es beber entre un litro y litro y medio fuera de las comidas, preferiblemente agua o zumos y evitar las bebidas alcohólicas. Además, hay que evitar los paseos y hacer ejercicio físico en la calle en las horas de más calor y utilizar prendas de vestir ligeras y de colores claros. Con respecto al baño, la Consejería de Sanidad recuerda que tras una comida copiosa se debe aguardar un tipo prudencial antes de bañarse en el mar o la piscina y que no se debe entrar, en ningún momento del día, de forma brusca en el agua.

Cuidado de los alimentos

El calor es uno de los factores que contribuyen a la aparición de bacterias nocivas en los alimentos. Además de lavar las frutas y verduras que comamos crudas de forma cuidadosa, se tienen que cocinar completamente los alimentos, que deben alcanzar una temperatura de al menos 65 grados, lo mismo que cuando saquemos un alimento de la nevera y lo recalentemos.

Hay que asegurarse de que la carne está bien hecha, lo mismo que cualquier tipo de pescado, salvo que se haya congelado al menos durante dos días, en este caso para evitarla infección por 'anisakis'.

A fin de evitar que los alimentos se consuman en mal estado, es necesario conservarlos en la nevera, no dejarlos a temperatura ambiente más de una hora y descongelar siempre en la nevera.

Si se va a hacer mayonesa, hay que consumirla ese mismo día. Asimismo, hay que extremar la limpieza de las superficies de trabajo de la cocina y no usar nunca un elemento que haya contenido un producto fresco para colocarlo ya cocinado.

Protección frente al sol

Los médicos de Atención Primaria recordaron que durante el verano, y especialmente en los días de altas temperaturas, "hay que ser muy cautelosos con la exposición solar para evitar sus efectos perjudiciales como son el envejecimiento prematuro de la piel, quemaduras, insolación, manchas solares, lesiones cancerosas o cataratas en los ojos".

Los expertos insisten en que hay que evitar de manera especial la exposición solar entre las 11.00 y las 16.00 horas, manteniéndose en espacios interiores o en la sombra. Además, la crema fotoprotectora que usemos debe tener un filtro de protección (FPS) de al menos 15, aumentándolo si tenemos el cabello o la piel clara y llegando a cremas de pantalla total para los niños, que nunca deben estar expuesto al sol antes de cumplir tres años. Estas precauciones deben mantenerse también los días nublados.

También se aconseja a los padres que verifiquen las condiciones de seguridad de la nueva residencia para evitar posibles riesgos. Es recomendable realizar una revisión de ventanas, escaleras y balcones. Antes de emprender un viaje conviene revisar el estado del vehículo. También hay que evitar comidas copiosas, no consumir alcohol y llevar el cinturón de seguridad y los dispositivos de retención para niños.

 

Etiquetas