Sociedad

MODA

Aires desenfadados y frescos para la última mañana de Cibeles

Colección primavera-verano 2010 del diseñador Nicolas Vaudelet
Aires desenfadados y frescos para la última mañana de Cibeles
EFE/ J.J.Guillén

Los diseñadores que abrieron la quinta y última jornada de la 50 edición de Cibeles Madrid Fashion Week llevaron a la pasarela aires juveniles y refrescantes, muy distintos a los anteriores días, en una explosión de color y mezcla de estilos.

La primera en subir a la pasarela, Anke Schlöder, presentó con "Perforado", una colección en la que la diseñadora se inspira en la naturaleza y sus sonidos, así como en la mezcla de telas, texturas, patrones, colores y formas para alumbrar una línea llena de vestidos de gasa estampados con motivos naturales, como las flores o las mariposas.

Anke Schlöder juega con el volumen y explora las infinitas posibilidades del pareo siempre perforado con ojetes, para confeccionar blusones, camisolas, pantalones y vestidos, que combina con leggins de rombos, pantalones bombachos y alguna falda. Para la noche propone prendas en las que contrasta la sencillez de la gasa con los brillos dorados y plateados con que las adorna.

La tranquilidad que transmitió esta diseñadora duró poco, al dar paso -en una tanda de desfiles dobles- a Krizia Robustella, quien trasladó al público hasta un parque de atracciones con una divertida puesta en escena en la que hasta las modelos disfrutaron y lucieron una inusual sonrisa ante los piropos de algún reportero gráfico en su afán por obtener una imagen más simpática de ellas.

Mezcla de estampados multicolores y ropa deportiva es la apuesta de Robustella para la próxima primavera-verano, con el gris como color base y sus múltiples combinaciones con tonalidades fluor como el azulón, el rosa o el naranja, que utiliza en todo tipo de prendas deportivas que las modelos lucieron a ritmo de rap con el aderezo de bolsos a modo de globos de feria -delfines y leones- y banderitas sobre el pelo.

Nicolás Vaudelet se inspira en los aires marineros, los pescadores y la sofisticación étnica del Nuevo Mundo para crear su colección para El Caballo, con ropas lavadas y arrugadas y prendas técnicas como monos uniformes, americanas y pantalones trabajados en neopreno, nilon o viscosa mezclados con sedas, algodones, linos y hebras de soga entretejidas con hijos dorados en sus vestidos.

Redes de piel troqueladas y macramé de cáñamo para los chalecos y las chaquetas, en azul marino y marrón, plumas multicolor en las faldas y alguna prenda vaquera completan la línea de la próxima temporada de Vaudelet, en la que no faltan divertidos elementos como sus tocados de pájaros, a veces excesivamente grandes, realizados para la firma por la francesa Odile Gilbert con pelo natural, en una representación del exotismo del Nuevo Mundo.

La cordobesa Juana Martín, inspirada en "El tiempo de los gitanos", del cineasta Emir Kusturica, se acerca en su colección al universo étnico de los grupos cíngaros afincados en el sureste de Europa, con una línea marcada por la pura esencia gitana, que la diseñadora logra transmitir con vestidos de estampados florales y grandes vuelos en las faldas confecciones con algodones y sedas en tonos fuertes como el amarillo o el rosa palo.

La cordobesa Juana Martín, inspirada en "El tiempo de los gitanos" del cineasta Emir Kusturica, se acerca al universo étnico de los grupos cíngaros del sureste de Europa, con una línea marcada por la pura esencia gitana, que la diseñadora logra transmitir con vestidos de estampados florales y grandes vuelos en las faldas confeccionas con algodones y sedas.

La última cita de la mañana fue para Montse Bassons, quien se estrenó por primera vez en Cibeles a pesar de sus más de treinta años de andadura profesional, y puso la nota refrescante con un colorido desfile de moda de baño en el que nos traslada desde la estética más glamurosa de los años 50 hasta épocas más futuristas.

Bikinis, trikinis y bañadores se iluminan con pinceladas de lila y morado sobre básicos como el blanco y el negro, en tejidos laminados y texturizados de favorecedoras líneas. Un buen cierre para la última mañana de Cibeles.

Etiquetas