Despliega el menú
Sociedad

.

"O actúan o la torre mudéjar se caerá"

Santiago Gimeno vuelve a denunciar el abandono de la iglesia de Villanueva de Jalón al hundirse otra parte de la cubierta y las paredes. Se trata de un edificio incluido en el Catálogo del Patrimonio Cultural Aragonés.

Aspecto ruinoso que presenta este edificio.
"O actúan o la torre mudéjar se caerá"
S. GIMENO

El 24 de enero de 2009, Santiago Gimeno descubrió que parte de la cubierta y las paredes de la iglesia de la Virgen de la Huerta, en Villanueva de Jalón, era un montón de escombros. "Si no hacen algo, la torre mudéjar también se vendrá abajo", denunciaba entonces en esta sección. La situación, durante este tiempo, ha ido a peor: se han caído las paredes de la zona sur del edificio, el deterioro en los arcos que actúan como contrafuertes es evidente y los cimientos de la torre acumulan humedad por filtraciones.

 

Tan solo se ha colocado un panel explicativo con los logotipos del Ayuntamiento de Chodes, la comarca de Valdejalón, la Diputación Provincial de Zaragoza y el Gobierno de Aragón en el que se lee que de la iglesia destaca su torre, "declarada Patrimonio de la humanidad por la Unesco en 2001 y que se encuentra en riesgo inminente de derrumbe". Según Gimeno, "ahí se ve la actitud que tienen las autoridades, lo dejan por imposible", lamenta.

El alcalde de Chodes, término al que pertenece Villanueva, asegura que el Ayuntamiento no tiene recursos para hacer frente a la restauración. El presidente de Valdejalón, Jesús Isla, comparte sus argumentos y añade que la comarca es una administración para la prestación de servicios.

 

Gimeno, sin embargo, cree que es cuestión de voluntad y que "se ha perdido una oportunidad de oro". Por la construcción del AVE, que atraviesa el término, se podrían haber solicitado fondos del 1 % cultural. "Con haber hecho la petición y presentado proyecto podía haber llegado dinero", apunta. Para este vecino la torre de Villanueva es una muestra del arraigo que el mudéjar tiene en la zona "y el Estatuto dice que todas las personas y poderes públicos aragoneses tienen el deber de respetar el patrimonio cultural y colaborar en su conservación, pero creo que en este caso las autoridades competentes hacen dejación de sus funciones", opina.

 

Isla reconoce el atractivo de Villanueva y explica que durante tres años desde la comarca se quiso poner en marcha una escuela taller para actuar en el pueblo abandonado. No salió adelante al no haber chavales interesados. En marzo de 2009, después de que Santiago denunciase en Heraldo Abierto el estado de la iglesia, el grupo parlamentario popular preguntaba a la consejera de Cultura sobre las actuaciones para la torre. Explicó entonces María Victoria Broto que el presupuesto es insuficiente para restaurar todos los edificios que precisan de intervención.

 

Añadía que "han sido transferidas a las comarcas las partidas presupuestarias y las competencias en aquellos edificios no declarados Bienes de Interés Cultural" y que la dirección general no intervenía en edificios no declarados BIC, comunicando a los interesados "la posibilidad de financiación a través de las comarcas, que asumen la gestión de los bienes catalogados e inventariados, o al departamento de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte". Dice Santiago que aunque las instituciones sigan "sin tener la más mínima sensibilidad", él seguirá denunciando el deterioro de esta construcción.

Etiquetas