Sociedad
Suscríbete por 1€

Los peligros de usar las redes wifi públicas

Hacemos uso con frecuencia, pero no es una práctica muy recomendable porque puede poner en riesgo la información que tenemos en el móvil.

Usar redes wifi públicas puede ser peligroso
Usar redes wifi públicas puede ser peligroso
Pixabay

Fuera de casa o del alcance de una red wifi de confianza no queda más remedio que utilizar los datos que se tengan contratados en el teléfono o conectarse a una wifi abierta. Hacemos esto último con frecuencia, pero no es una práctica muy recomendable porque puede poner en riesgo la información que tenemos en el móvil.

No todas las redes wifi públicas son peligrosas, la mayoría son fiables y se trata de un servicio que ofrecen las empresas a sus visitantes, cadenas de establecimientos para sus clientes o administraciones. De hecho, la iniciativa WiFi4EU de la Unión Europea promueve el libre acceso de los ciudadanos a la conectividad wifi en espacios públicos. Pero eso no nos libra del peligro de los ciberdelincuentes. Es más, las utilizan como señuelo. 

¿Cómo lo hacen y cómo podemos protegernos de estos ataques?

La Oficina de Seguridad del Internauta explica que los ladrones de datos crean un punto de acceso wifi que tiene el mismo nombre que un establecimiento cercano y que es incluso más potente, pero no es más que una trampa diseñada para robar datos. La forma de hacerlo es diversa, pero muchas veces se trata de ‘phising’: cuando la persona intenta acceder a una web, le redirige a una falsa diseñada para robar las credenciales de acceso que escriba y luego suplantar su identidad.

Otro método que emplean es lo que se conoce como un ataque ‘man in the middle’: el delincuente se sitúa entre el teléfono que se conecta a la red y el router e intercepta de esta forma toda la información antes de retransmitirla al router.

¿Cuáles son los principales riesgos?

Robo de los datos transmitidos: En las redes abiertas pueden ver los datos transmitidos el administrador y otros usuarios que estén conectados. No hacen falta demasiados conocimientos técnicos para hacerlo.

Robo de datos almacenados: Un teléfono que se encuentra conectado a una red abierta puede ser víctima de un ataque procedente de otro equipo conectado, de manera que nos roben los datos que tenemos almacenados en el terminal.

Infección del teléfono: De la misma manera que un ciberdelincuente puede entrar en el dispositivo para extraer información, puede instalar en él un virus. Por eso, conviene tener un antivirus en el móvil y mantener siempre actualizadas las aplicaciones.

¿Cómo conectarse con seguridad?

Aunque lo más seguro es no conectarse a una wifi pública, sobre todo si no tiene el candado, si quedan pocos gigas en los datos del teléfono, vas a ver vídeos que consumen muchos megas o no queda otra opción, se pueden seguir las siguientes pautas.

1. La OSI advierte de que, si hay dos redes con el mismo nombre o parecido al del establecimiento en el que uno se encuentra, debemos preguntar cuál es la verdadera. Para más seguridad, deberían tener una contraseña para conectarse a la wifi -si la red tiene contraseña indica que está cifrada la información- El sistema menos seguro es WEP, seguido de WPA y WPA2. Para saber cuál de ellos es el que tiene la red a la que está conectado el teléfono hay que pulsar en la letra ‘i’ que hay junto al nombre de la red.

2. Las redes públicas se pueden utilizar para ver webs que no pidan contraseña, que sean informativas. No hay que entrar en páginas que exijan datos personales o información sensible como contraseñas: esto incluye revisar el correo o las redes sociales y, especialmente, nada de entrar en la aplicación del banco, comprar algo ‘online’ ni descargarse archivos al teléfono.

3. Cuando entremos en una página, debemos pulsar sobre la barra en la que figura el nombre para comprobar que se trata de una ‘https’ y no de una ‘http’.

4. Si el teléfono permite la opción, conviene poner una contraseña en la carpeta en la que se guardan las imágenes o, si existe una carpeta segura (hay que mirar en Explorar en la aplicación Files de Google), meterlas allí.

5. Utiliza una red privada virtual (VPN), sobre todo si usas redes públicas con frecuencia. Crean una especie de túnel por el que los datos viajan de forma cifrada y, por tanto, segura. Se puede contratar una o utilizar un navegador que ofrezca VPN gratuitas como Opera o Tor Browser.

6. La OSI recomienda tener instalado un antivirus, ya que identifica y frena al software malintencionado y puede bloquear ataques. Es bueno mantener actualizadas todas las aplicaciones y el sistema operativo.

7. Desactiva la sincronización de agendas, calendario, correo electrónico y copias de seguridad.

8. Hay que desactivar en las opciones de wifi la de conectarse a la mejor red para poder elegir la adecuada de manera manual.

9. Al terminar, eliminar la red: Ajustes > Wi-Fi > redes guardadas, entrar en la red abierta y ahí elegir ‘eliminar red’.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión