Sociedad
Suscríbete por 1€

El códice vuelve al pueblo

Un manuscrito medieval desaparecido en la Guerra Civil regresa a Brihuega (Guadalajara) tras la última voluntad del soldado que se lo llevó para evitar que desapareciera.

La Guardia Civil recupera el Fuero de Brihuega, un códex del siglo XIII desaparecido durante la Guerra Civil.
La Guardia Civil recupera el Fuero de Brihuega, un códex del siglo XIII desaparecido durante la Guerra Civil.
EFE

La Guardia Civil ha logrado recuperar el Fuero de Brihuega (Guadalajara), un documento de 1242 que se perdió en 1938, en plena Guerra Civil. Se trata de un documento de incalculable valor que se encuentra en buen estado de conservación a pesar de su antigüedad y de los avatares que ha tenido que vivir a lo largo de los siglos.

El códice está datado a mediados del siglo XIII, cuando Rodrigo Ximénez de Rada, arzobispo de Toledo, concedió el fuero a la villa de Brihuega, en Guadalajara. Consta de más de 70 páginas, está escrito en pergamino y resguardado por dos gruesas tablas de nogal unidas en su borde inferior con cuatro fuertes tiras de badana. El documento contiene la firma del arzobispo así como las de otras autoridades eclesiásticas que lo suscribieron con posterioridad.

Además, está escrito con un curioso tipo de letra que los paleógrafos denominan "francés", de diferentes colores y formando adornos entrelazados propios de las miniaturas de aquella época. También destaca una sencilla orla de trazos de varios colores que abraza tres de los lados de la primera página.

El fuero, que recoge un conjunto de normas jurídicas y las severas penas que deben imponerse a quienes las incumplan, fue entregado este viernes por la Guardia Civil al alcalde de Brihuega, Luis Viejo Esteban, en un solemne acto celebrado en la Sala Noble del castillo de Piedra Bermeja, de origen árabe, de esta localidad.

Un soldado lo salvó

La historia reciente de este códice se remonta a finales de 1938 cuando las tropas franquistas tomaron Brihuega. Uno de los soldados que participó en la ocupación se lo llevó, junto a otros libros, evitando así que fuera pasto de las llamas en la batalla. Con el paso de los años expresó a su hijo una última voluntad: que el Fuero de Brihuega fuera devuelto a su legítimo propietario: este pueblo de 2.400 habitantes, algo que se hizo este viernes realidad, 84 años después de que se "marchara" de esta villa.

En la recuperación del códice también ha colaborado la casa de subastas Soler y Llach, de Barcelona, que al ser consultada por el hijo del soldado sobre cómo proceder a su devolución, facilitó que éste mantuviera un contacto con la Sección de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil.

El documento ahora recuperado ha podido ser identificado gracias al trabajo realizado por Juan Catalina García, catedrático de Arqueología, que pudo estudiarlo antes de su desaparición en 1938 y publicar un libro en 1887 en el que lo describía de forma pormenorizada.

A raíz de la recuperación del códex y de su retorno a Brihuega, la Guardia Civil recuerda que, con cierta frecuencia, los poseedores de bienes culturales que tienen bajo su custodia piezas de las que no puedan acreditar su lícita procedencia, confían en este cuerpo para que canalice su retorno a la administración competente garantizando así su disfrute por parte de todos los ciudadanos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión