Sociedad
Suscríbete por 1€

Adriana Abenia: "Ha sido una caza de brujas, aún huelo a ceniza"

Vapuleada tras cuestionar la obesidad, la presentadora se declara "cansada de que todos tengamos que opinar lo mismo como besugos".

La presentadora Adriana Abenia.
La presentadora Adriana Abenia.
F.Jiménez

Para Adriana Abenia la semana comenzó con un tsunami en las redes. Su opinión sobre un anuncio de bikinis donde aparecía la surfista y modelo de tallas grandes Malia Kaleopaa generó una gigantesca ola de reacciones en contra: desde burlas e insultos hasta amenazas de muerte. La presentadora solo había expresado su opinión. "Estar obeso no es sano y no debería ser objeto de una campaña publicitaria, al igual que estar en los huesos". Pero lo más suave que le llamaron fue "gordofóbica". Su colega Tania Llasera le leyó la cartilla: "Te lo digo con amor: 'democracia barata' es estigmatizar el peso como poco saludable". Y la actriz Itziar Castro la acusó de tener "muy poca empatía".

Hoy, mientras se repone del susto, Abenia, una mujer positiva que afirma digerir los disgustos "de una manera envidiable" y se declara especialmente emocionada ante un proyecto como presentadora de un nuevo programa televisivo del que aún no puede adelantar detalles, explica que "han sido muchos los compañeros de profesión, amigos, médicos y nutricionistas que han empatizado con mis palabras y me han dado la razón. Algunos de ellos en privado porque no se atrevían a hacerlo en público por miedo a un linchamiento". Al tiempo, hace un llamamiento a Elon Musk, el nuevo propietario de Twitter... "Espero que limite el acoso en esa red social. Yo he recibido amenazas intolerables. Nadie merecemos esa masacre".

Esta zaragozana de 41 años, casada con el empresario Sergio Abad (su novio de la adolescencia) y madre de una niña de tres años llamada Luna, a la que ella denomina en broma 'Mini Abenia', se resiste a definir su reciente experiencia en las redes como una batalla. "Más bien ha sido una caza de brujas, aún huelo a ceniza -se lamenta-. Me asombra las dimensiones que ha cobrado algo tan sencillo como entender que la anorexia y la obesidad son enfermedades y que la publicidad, al igual que la hicimos parte responsable de la primera, también podría serlo actualmente de la segunda. Mi único error fue señalar un ejemplo concreto. Estoy cansada de que todos tengamos que opinar lo mismo como besugos. Si te sales de la línea trazada, aunque sea muy lógica y científica, ya puedes ponerte un casco".

Modelo celiaca

Abenia dice lamentar con tristeza "la poca libertad de expresión que existe en ciertos temas. Ahora se boicotea cualquier opinión". Y dice haber descubierto que "hay gente muy oportunista que siempre quiere ser el niño en el bautizo. Hay muchos intereses en que las cosas se malinterpreten, da de comer a mucha gente". Critica a los que "monetizan a golpe de demagogia" y los califica de gurús de las redes sociales que "con una sonrisa en los labios incitan al odio". No nombra a Tania Llasera ni a Itziar Castro, pero opina que "el enfoque que han dado ciertos personajes a mis palabras, sobredimensionándolas para conseguir el aplauso fácil, no creo que sea de buenas compañeras".

Con unas medidas de pasarela, Adriana Abenia trabajó en sus comienzos como modelo y llegó a desfilar en Milán para firmas como Armani o Prada. Hoy declara pesar 15 kilos más que entonces y asegura que la imagen, "con ser importante en el mundo audiovisual", no es su prioridad. Celiaca, y privada de la glándula tiroides, "una situación difícil, pero que no es excusa", la presentadora no está sometida a una dieta de adelgazamiento. "Me alimento de forma sana y equilibrada, pero también celebro la vida comiendo con mis amigos y me agasajo de vez en cuando con lo que me apetece: chocolate, helado, queso...".

Su hija Luna es la que le pone los pies en la tierra. "Ella me demuestra que lo que de verdad merece la pena lo tengo aquí al lado viendo 'Ratatouille'". Abenia cree que si dijera lo que la gente quiere escuchar, "como hacen otros compañeros", todo sería más sencillo. "Pero soy un poco kamikaze", reconoce. En un principio pensó en abandonar las redes. Pero ha cambiado de idea... "Voy a continuar. No podría soportar que esa minoría que tanto ruido hace no tuviera tema para crear contenido", ironiza entre risas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión