Sociedad
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Teatro y ciencia

'Enterrando a Dodot' gana la primera edición del festival D'Ensayo

La primera edición del Festival de Teatro y Ciencia D'Ensayo culminó con gran acogida del público y una valiente obra teatral ganadora. 

El grupo La Bella Otero pone en escena ‘Enterrando a Dodot’.
El grupo La Bella Otero pone en escena ‘Enterrando a Dodot’.
Javier Belver

"Cuando se agotan los recursos, solo se puede recurrir a los residuos. Ante un colapso ecológico irreversible, una única solución: refugios subterráneos autoabastecidos". Este es el punto de partida distópico de ‘Enterrando a Dodot’, la obra teatral ganadora del festival D’Ensayo, celebrado en Zaragoza del 24 al 27 de marzo. Así lo decidió, tras disfrutar de las cuatro obras finalistas, un jurado experto y los votos del público.

Interpretada en el Centro Cívico Estación del Norte por Emma Arquillué, Daniela Brown y Laura Roig, bajo la dirección de Pablo Macho y con un guión puramente existencial, ‘Enterrando a Dodot’ lanza una propuesta valiente, de gran fuerza escénica, que invita a reflexionar sobre la relación del ser humano con el planeta. Las actrices, residentes en Terrassa (Barcelona), recogieron el domingo el primer Premio D’Ensayo en una gala virtual transmitida por redes sociales.

'Yo quiero ser científica', sobre el escenario del Centro Cívico Estación del Norte
'Yo quiero ser científica', sobre el escenario del Centro Cívico Estación del Norte
Javier Cebollada

Recibieron también una Mención Especial del Jurado las seis investigadoras-actrices de ‘Yo quiero ser científica’, obra de la Cátedra Mujer, Ciencia y Tecnología de la Universidad Pública de Navarra, que busca visibilizar y rescatar del olvido el trabajo de importantes científicas y despertar, con ello, vocaciones entre niñas y jóvenes.

La obra ganadora de D’Ensayo 2022 obtiene 1.000 euros y la representación, el próximo otoño, en el Teatro Colón de A Coruña y en el Museo de la Evolución Humana de Burgos, escenario, este último, al que se subirán también las otras tres obras finalistas: además de ‘Yo quiero ser científica’, ‘Terapia’ (un planteamiento sobre la locura, ubicado en la consulta de un terapeuta con su paciente, por el grupo Fénix Teatro, de Zamora) y ‘Redoxidables’ (números circenses con experimentos científicos a cargo de los científicos actores de Circonciencia, Segovia). De su mano, el humor, la diversión y también la emoción estuvieron presentes en D’Ensayo, con piezas que abordaron temas como ecología, química, salud mental y mujeres de ciencia.

Las cuatro obras fueron seleccionadas entre las 25 propuestas escénicas llegadas desde Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Aragón, Madrid, Cataluña, País Vasco y Galicia. Una procedencia tan diversa como los formatos teatrales elegidos por los aspirantes al premio.

El jurado, como explicó al término de la deliberación, el pasado domingo, Patricia Barciela, directora del museo Domus de La Coruña, valoró en las obras la calidad de “su propuesta escénica y su capacidad de divulgación científica”, de hacer llegar hasta el público los mensajes de la ciencia. Junto a Barciela, componían el Jurado Néstor Lizalde, un referente en España en la mezcla teatro-tecnología; Daniel Erice, profesor de artes escénicas y director de Teatro para Armar; Arantxa Azagra, directora de la Escuela de Teatro de Zaragoza, y Pilar Perla, coordinadora del suplemento Tercer Milenio de Heraldo de Aragón, quien subrayó la “necesidad” de un festival de estas características, que sirva de punto de encuentro, de reconocimiento a las compañías e incentivo a la producción de obras de teatro y ciencia.

Buena acogida

El Festival D’Ensayo ha recibido una cálida acogida del público zaragozano, que formó parte del jurado con sus opiniones. La participación es uno de sus ejes y los espectadores han expresado a través de encuestas que D’Ensayo les sugiere ‘ingenio’, ‘creatividad’, ‘entusiasmo’, ‘pensar’, ‘emocionar’, ‘reflexión’, ‘riesgo’ o logros tan completos como que "la ciencia les parece más amena". 

Es el mismo público que, al terminar cada una de las representaciones, rellenó una encuesta, que permanecerá un mes más en la web del Ayuntamiento de Zaragoza para ser respondida por asistentes al certamen. Con sus respuestas, la ciudadanía participa en el diseño del festival para próximas ediciones.

Un experimento

Junto a la participación, Carmen Serrano y Sara Muttoni, directoras de este festival, han querido sumar al corazón teatral del certamen reflexión, formación y experimentación. El sábado se puso en escena el resultado de un experimento: reunir a estudiantes de teatro y de ciencias y ver qué pasaba si trabajaban juntos. Tenían libertad plena para elegir formato y optaron por una pieza de microteatro: 'La gran entrevista', a cargo de Juan Mairal Ascaso, doctorado en mecánica de fluidos, Alejandro Donaire Luna, alumno de la Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza, y José Manuel Naveiro Gómez, doctorado en ingeniería mecánica. 

En el capítulo de reflexión, el viernes tuvo lugar el debate ‘¿Para qué mezclar el teatro con la ciencia?'. Y en lo referido a formación, los cuatro grupos de teatro aficionado que llegaron a la final disfrutaron en Etopia de talleres de dramaturgia y de didáctica del movimiento.  

Organiza D’Ensayo Comunicaciones Mil, en colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) - Ministerio de Ciencia e Innovación, el Ayuntamiento de Zaragoza, la empresa Certest Biotec, el proyecto europeo Innocult y la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento. El festival cuenta, además, con el apoyo de la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Zaragoza, la Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza, los Museos Científicos Coruñeses, el Museo de la Evolución Humana de Burgos y el Teatro Arbolé de Zaragoza.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión