Sociedad
Suscríbete por 1€

El alegato viral de un zaragozano tras el nacimiento de su hija: "Ya no soy feminista"

El joven ha publicado en Instagram una aplaudida reflexión tras vivir junto a su pareja el embarazo y parto de su pequeña. “No somos iguales. Sois mucho mejor”, afirma, refiriéndose a las mujeres.

El alegato viral de un zaragozano tras el nacimiento de su hija “Ya no soy feminista”
El alegato viral de un zaragozano tras el nacimiento de su hija “Ya no soy feminista”
@pablo_sierra_mots

Instagram no es solo una red social en la que compartir fotografías de viajes, ‘looks’ o restaurantes de moda. Son muchos los que utilizan esta plataforma para compartir con sus seguidores sus reflexiones sobre diferentes ámbitos. En los últimos días ha alcanzado una gran repercusión la publicación en Instagram de un zaragozano, Pablo Sierra (@pablo_sierra_mots), tras vivir junto a su pareja, Idoia, el embarazo y el parto de su hija, y la posterior fase del postparto. Una aplaudida reflexión que empieza con un "ya no soy feminista" y que ha acompañado de una fotografía de su pareja en el hospital poco antes de dar a luz.  El post acumula más de 78.000 ‘me gustas’ y más de 3.000 comentarios. Reproducimos su contenido a continuación:

Es imposible pensar que el hombre y la mujer somos lo mismo, cuando ellas tienen superpoderes. El súper poder de crear vida en su interior durante 9 meses, diseñar y configurar un ser humano con su tejido nervioso y neuronal, sus manitas y su corazón.

Es imposible pensar que somos lo mismo tras presenciar 12 horas de contracciones cada 4 minutos. Verle la cara de miedo al sentir que una nueva ola de contracción le visitaba y la de dolor cuando llegaba a su pico más alto, doblada sobre el sofá y respirando con fuerza. No, es imposible vivir tanto dolor durante tanto tiempo y dominar la situación.

Es imposible pensar que tenemos las mismas capacidades tras verla empujar, partirse, sangrar y utilizar cada músculo de su cuerpo para dar vida a nuestro bebé a través de su cuerpo.

El parto es el evento más salvaje que he vivido y que más me ha reconectado con el “yo” más primitivo, pero sobre todo, con “su yo” más primitivo. Ancestral. Salvaje. Animal. Maravilloso y emocionante. Jamás imaginé a Idoia así y cuando todo acabó la miré y pensé “joder, eres dios. Si dios existe se ha metido entre tu piel, tú carne y tu útero para hacerse presente justo aquí. Delante de mis ojos. Mientras espero sin hacer nada a que alumbres un regalo como este”. Dios. Diosa.

Es imposible no ver que ella genera el alimento que salva a nuestra hija cada día. Que lo hace de forma natural y que se despierta cada hora y media para la toma que le mantendrá con vida dos horas más.

Cualquier hombre que haya vivido de cerca un embarazo, un parto y un postparto sabrá que no somos iguales. Que son mucho mejores.

Veo con otros ojos no solo a Idoia, sino también a mi madre, a mi jefa y a mis amigas. Compañeras, si habéis pasado por todo esto, os imagino en esa situación y pienso “no, no somos iguales. Sois mucho mejores. Más valientes, más duras, más consecuentes, más salvajes”.

Por eso es imposible seguir siendo feminista. No somos iguales. Sois mucho mejor”.

“Brutal”, “maravilla”, “me has emocionado con tus palabras”, son algunos de los comentarios que ha recibido en su publicación el zaragozano, autor de varios libros, ‘Lo que prefiere la nieve durante el verano’, ‘Lo que prefiere el gato bajo la lluvia’ y ‘Todos mis veranos los pasé en Galvana’. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión