Sociedad
Suscríbete

Los hombres de raza negra con cáncer de próstata que se someten a radioterapia tienen mejores resultados que los blancos

El equipo ha realizado un meta-análisis de siete ensayos aleatorios y ha encontrado ese "resultado inesperado", ya que los hombres negros parecían tener una enfermedad más agresiva cuando se inscribieron en los ensayos clínicos de radioterapia para el cáncer de próstata.

Cada año, alrededor de 450.000 hombres europeos son diagnosticado del cáncer de próstata, una de las patologías relacionadas con la próstata.
Los hombres de raza negra tienen más probabilidades de ser diagnosticados de cáncer de próstata que los de raza blanca.
Freepik.

Los investigadores del Centro Integral del Cáncer Jonsson de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) han comprobado que, aunque se les suele diagnosticar un cáncer de próstata de mayor riesgo, los hombres de raza negra que se someten a radioterapia obtienen mejores resultados que los blancos, según publican en la revista 'JAMA Network Open'.

El equipo ha realizado un meta-análisis de siete ensayos aleatorios y ha encontrado ese "resultado inesperado" según el cual, aunque los hombres negros parecían tener una enfermedad más agresiva cuando se inscribieron en los ensayos clínicos de radioterapia para el cáncer de próstata, los resultados de su tratamiento y los resultados específicos de la enfermedad fueron mejores que los de sus homólogos blancos.

"Estos resultados aportan pruebas de alto nivel que cuestionan la creencia común de que los hombres de raza negra a los que se les diagnostica cáncer de próstata tienen necesariamente un peor pronóstico que los hombres de raza blanca", resalta el doctor Amar Kishan, profesor asociado y vicepresidente de investigación clínica y traslacional del Departamento de Oncología Radioterápica de la UCLA e investigador del Centro Oncológico Integral Jonsson de la UCLA.

"Esto es especialmente importante porque una creencia infundada puede contribuir inadvertidamente a la 'injusticia del cáncer', lo que conduce al uso de tratamientos más agresivos de lo que podría ser necesario -reduciendo potencialmente la calidad de vida- y desviando la atención de otros factores importantes que pueden influir en el resultado, incluyendo el acceso a una atención sanitaria más completa", prosigue Kishan, que también es jefe del Servicio de Oncología Genitourinaria del Departamento de Oncología Radioterápica de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA y del Centro Oncológico Integral Jonsson de la UCLA.

Por su parte, el doctor Ting Martin Ma, médico residente del Departamento de Oncología Radioterápica de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA e investigador del Centro Oncológico Integral Jonsson de la UCLA, explica que los hombres de raza negra tienen más probabilidades de ser diagnosticados de cáncer de próstata que los de raza blanca, y tienen un riesgo dos veces mayor de morir a causa de la enfermedad, pero hasta ahora no había estudios significativos para evaluar las diferencias específicas de cada raza en la respuesta a la terapia inicial.

Recuerda que, "aunque estudios anteriores han demostrado que la muerte por cáncer de próstata era similar para los hombres negros y los blancos -siempre que haya igualdad de acceso a la atención y a los tratamientos estandarizados-, la muerte por cáncer de próstata suele ser la culminación de muchos años de múltiples terapias de rescate, y la mortalidad por cáncer de próstata no capta intrínsecamente la respuesta inicial a la terapia primaria".

"Aquí estudiamos las métricas tempranas de respuesta al tratamiento, incluyendo la recurrencia bioquímica (aumento del PSA por encima de un umbral) o el desarrollo de metástasis a distancia en hombres con cáncer de próstata localizado, que es también el estado de enfermedad predominante que presentan los pacientes -relata Ma, coautor junto con Tahmineh Romero, estadístico principal del Núcleo de Estadísticas del Departamento de Medicina de la UCLA-. Esta información nos ayudará a identificar los posibles factores que impulsan y mitigan las disparidades en la atención del cáncer de próstata".

Por su parte, el doctor Daniel Spratt, coautor del estudio y presidente del Departamento de Oncología Radioterápica del Centro Oncológico Seidman de los Hospitales Universitarios, explica que "la raza es una construcción social y, por lo tanto, cualquier hallazgo observado debe verse a través de esta lente; esto incluye las manifestaciones sociales y/o biológicas del racismo estructural".

Ma añade que es importante señalar que los hombres de estos estudios no sólo tuvieron acceso a los ensayos clínicos, sino que se inscribieron en ensayos en los que todos los pacientes recibieron el mismo tratamiento.

Dado que los hombres negros tienden a estar menos dispuestos a considerar la idea de participar en ensayos clínicos -un subproducto de la desconfianza médica-, esta igualdad en el acceso a la atención y la recepción del tratamiento puede no ser representativa de la población general.

Además, la mayoría de las muertes que se producen tanto en los hombres negros como en los blancos se deben a causas distintas del cáncer de próstata. "Esto subraya la importancia de la atención sanitaria general, que puede influir en los resultados de supervivencia a nivel de la población", destaca Kishan.

En lo que se cree que es el mayor metaanálisis de este tipo sobre el tema, los investigadores revisaron los datos de pacientes individuales de 8.814 pacientes de siete ensayos clínicos aleatorios sobre radioterapia para el cáncer de próstata, estudios en los que se inscribió un número considerable de hombres negros y que fueron realizados por el Grupo de Oncología de Radioterapia (RTOG)/NRG Oncología.

Todos los pacientes de los ensayos recibieron radioterapia estándar o de alta dosis, y algunos pacientes también se sometieron a terapia de privación de andrógenos a corto o largo plazo. Del total, 1.630 hombres se identificaron como negros y 7.184 como blancos. En general, los hombres de raza negra eran más jóvenes, con una edad media de 68 años frente a 71, y eran significativamente más propensos a tener una enfermedad de alto riesgo.

Para investigar las asociaciones entre la raza y la eficacia del tratamiento, los investigadores extrajeron y analizaron las estadísticas sobre la recidiva (recidiva bioquímica, o BCR), la metástasis (metástasis a distancia, o DM) y la mortalidad específica por cáncer de próstata, o PCSM, y otros criterios de valoración secundarios.

Según los resultados, los hombres de raza negra eran significativamente más jóvenes y tenían más probabilidades de padecer una enfermedad de alto riesgo en el momento del tratamiento, pero presentaban tasas de recidiva, metástasis y PCSM más bajas que los hombres de raza blanca, incluso sin ajustes estadísticos.

Cuando se realizaron ajustes por edad y otros factores, "la raza seguía estando significativamente asociada con mejores resultados de BCR, DM y PCSM", informaron los autores en el artículo.

"El hecho de que los hombres de raza negra tuvieran mejores resultados de la enfermedad, tanto tempranos como tardíos, en comparación con los hombres de raza blanca es un resultado novedoso e inesperado que pone de relieve que los hombres de raza negra pueden tener una mejor respuesta a su tratamiento inicial", destaca.

"Estos resultados no sugieren que no haya diferencias biológicas que puedan impulsar las diferencias en la incidencia del cáncer de próstata entre grupos raciales -puntualizan los autores-. De hecho, es posible que la asociación con la respuesta diferencial al tratamiento que se observa pueda explicarse, al menos en parte, por diferencias en la biología subyacente".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión