Sociedad
Suscríbete

Llegan las oriónidas, un regalo del cometa Halley: qué día verlas en octubre de 2021

Las diferentes lluvias de estrellas que el cielo regala cada año son una gran ocasión para pedir deseos, o simplemente disfrutar del espectáculo.

Oriónidas, lluvia de meteoros.
Oriónidas, lluvia de meteoros.
Pixabay

Las perseidas de agosto son las más famosas, pero no la única familia de estrellas fugaces que visita los cielos de la Tierra cada año. En este mismo mes de octubre, por ejemplo, ya se ha recibido a las dracónidas y, en algunos puntos del planeta, las táuridas del sur.

Las oriónidas ya andan por las inmediaciones de la Tierra, a la que suelen acercarse cada octubre. En ese momento, el planeta atraviesa el halo de escombros dejado por el Halley en su última visita. No es un fenómeno tan abundante en lo visual como las lágrimas de San Lorenzo, pero sí promedia unos 30 meteoros por hora en sus días pico. Se trata de caídas muy rápidas; al quemarse en contacto con la atmósfera terrestre, los minúsculos meteoritos (a veces solo miden unos milímetros) se ‘rompen’ muchas veces en multitud de fragmentos y colores y dejan un rastro visible durante algunos segundos; no obstante, al coincidir prácticamente con la luna llena de este miércoles, este año se verán con menor nitidez.

Qué día podrán verse las oriónidas en octubre

Las oriónidas que podrán verse esta semana, entre el jueves 21 y viernes 22 de octubre, vienen del mismísimo cometa Halley, que visita la Tierra cada 75 años en su larguísima órbita alrededor del sol. De hecho, ahora está a mitad de camino con respecto a este planeta: apareció por última vez en 1986 y se le espera durante unas semanas en julio de 2061.

Cómo ver mejor las oriónidas

El espectáculo que ofrecen, desde luego, es digno de verse; hay que tener paciencia y mirar al cielo durante varios minutos para que los ojos se acostumbren a este tipo de exploración. Como suele ocurrir con estos fenómenos, es muy recomendable salir de los cascos urbanos para disfrutarlos mejor, ya que así se evita la contaminación lumínica que irremediablemente generan las luces de una ciudad. Una buena pradera, ropa de abrigo y prismáticos o telescopios constituyen un equipamiento muy recomendable para meterse en la ‘caza’ de estrellas otoñal. La próxima ocasión, de número más abundante en cuanto a meteoritos, serán las gemínidas de diciembre. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión