Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

coronavirus en españa

Cuatro de cada diez ingresados en cuidados intensivos en la quinta ola tienen menos de 50 años

La presión en las UCI se reduce hasta el 12,80% tras alcanzar el 9 de agosto el 22%, pero 1.172 pacientes aún siguen hospitalizados en ellas.

Entrada a la unidad de cuidados intermedios del servicio de Neumología del Hospital Miguel Servet.
Entrada a la unidad de cuidados intermedios del servicio de Neumología del Hospital Miguel Servet.
Toni Galán

Las unidades de cuidados intensivos comienzan a coger aire, otra vez, tras un verano inesperadamente dramático. La ocupación de las UCI por pacientes covid, que ha descendido progresivamente en las últimas semanas, se quedó este lunes en el 12,80%, la cifra más baja desde mediados de julio

Este indicador está ahora en riesgo medio (por debajo del 15%) tras haber rozado en agosto incluso el nivel extremo (25%) La quinta ola parece quedar atrás, pero lo hace a costa de la extenuación de los sanitarios, que han visto cómo en julio y agosto, cuando las plantillas se han debilitado por las vacaciones, han tenido que hacer un nuevo y enorme esfuerzo.

El pico de esta última embestida del virus se registró el 9 de agosto, con 2.031 hospitalizados por coronavirus y el 21,98% de las camas ocupadas, una presión a la que no se llegaba desde principios de mayo, con la cuarta ola. De hecho, el máximo en las UCI de esa cuarta ola y el de la quinta han sido similares, pero con una gran diferencia de contexto: el 1 de mayo, apenas el 12% de los españoles tenía la pauta completa; a mitad de agosto, esa cifra se elevaba hasta el 50%. 

De ahí se extraen dos conclusiones: la explosión de contagios de finales de junio y principios de julio, provocada por la variante Delta, ha sido tan violenta que ha acabado revirtiendo en el último escalón de la cadena hospitalaria, las UCI, pese a que en esta ocasión, la edad media de los infectados descendió hasta situarse en el entorno de los 30 años; y sobre todo, sin vacuna, la quinta ola, con unas incidencias acumuladas que llegaron hasta los 700 casos, habría hecho estragos entre los mayores si no hubieran estado vacunados.

Sin embargo, la presión hospitalaria mantiene ahora una firme tendencia descendente. Según los datos de Sanidad de ayer, en las camas de extremo riesgo permanecen 1.172 pacientes covid, 800 menos que hace un mes.

Durante toda la pandemia, han pasado por las unidades de cuidados intensivos de los hospitales españoles a causa del coronavirus unas 36.000 personas. De ellas, 3.314 han sido ingresadas desde el 20 de junio, la fecha que marca el inicio de la quinta ola para el Ministerio de Sanidad, de acuerdo al último informe del Instituto Carlos III y de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Renave), publicado el pasado jueves y con datos hasta el 7 de septiembre.

La nueva ola de la covid-19 ha cambiado drásticamente el perfil de los ingresados en las unidades de cuidados intensivos en los últimos tres meses. Son más jóvenes y muchos de ellos no tienen patologías previas, como sí ocurría mayoritariamente en las anteriores ondas. Ahora, el 40,77% de estos pacientes, cuatro de cada diez, tiene menos de 50 años, cuando desde marzo del 2020 hasta junio de 2021, esta cohorte de edad solo supuso el 15% de las hospitalizaciones en las UCI. En la primera ola, en la primavera del año pasado, la edad media en las UCI fue de 64 años, según la Sociedad Española de Medicina Intensiva (Semicyuc).

Por grupos, el que más pacientes acumula durante la quinta ola es el de entre 60 y 69 años, con 809 personas. Por detrás se sitúan el de 40 a 49, con 603; el de 50 a 59, con 597; el de 70 a 79, con 458; y el de 30 a 39, con 435. Pese a que la vacunación entre los mayores de 40 años ha alcanzado durante el verano niveles superiores al 90%, la virulencia de la nueva embestida de la covid ha terminando teniendo su reflejo en los mayores.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión