Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CORONAVIRUS

España se acerca a la tercera dosis a la espera del aval de la Unión Europea

Estados Unidos e Israel inician las inoculaciones de refuerzo para toda la población y Francia y Alemania la preparan para mayores e inmunodeprimidos.

Vacunación con Pfizer en el Centro Cívico Delicias de Zaragoza.
Vacunación con Pfizer en el Centro Cívico Delicias de Zaragoza.
José Miguel Marco

¿Será necesaria una tercera dosis de la vacuna contra la covid-19? Los países que ya han inoculado la pauta completa a la mayoría de su población se hacen ahora esta pregunta, ante el avance de la variante Delta y la dificultad para alcanzar la inmunidad de grupo, pero la respuesta tiene derivadas sanitarias y éticas que han abierto la discusión.

Los primeros estudios apuntan a que un tercer pinchazo puede reforzar los anticuerpos contra Delta entre cinco y once veces y esa evidencia científica ha empujado a muchos países a tomar una decisión afirmativa. Estados Unidos, Israel o Hungría administran dosis de refuerzo a toda la población; Alemania y Francia lo harán a los mayores de 65 años y a las personas inmunodeprimidas y Reino Unido, a la población vulnerable.

En España, el Ministerio de Sanidad está esperando el dictamen de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que tiene previsto pronunciarse esta semana, aunque la decisión final corresponde a cada país. Varias comunidades autónomas (Madrid, Castilla y León, Galicia o Cataluña, entre otras) plantearán el debate en el Consejo Interterritorial de este miércoles y algunas de ellas abogan por inyectarla en octubre, a la vez que la de la gripe. A esta petición se suman colectivos como los médicos, las enfermeras o las patronales de las residencias, grupos de riesgo que reclaman un tercer pinchazo cuanto antes.

En principio, el Ministerio de Sanidad está a favor de la tercera dosis. "Todo apunta" a ello, dijo la ministra Carolina Darias el 23 de julio, aunque no ofreció detalles sobre el calendario. Igual que en Francia o Alemania, la población diana sería, por lo menos en una primera etapa, las personas que viven en residencias y los inmunodeprimidos.

De hecho, las compras de vacunas de la Unión Europea pueden considerarse como un anticipo de que habrá tercera dosis. Este martes, el Ministerio de Sanidad anunció que en el primer trimestre de 2022 llegarán a España 500.000 dosis de Sanofi/GSK, un compuesto que todavía no ha recibido el visto bueno de la EMA. En su programa de Acuerdos Anticipados de Adquisición, la UE ha comprado para el periodo 2022/2023 cientos de millones de vacunas a Astra Zeneca, Sanofi/GSK, Curevac, Janssen, Pfizer/BNT y Moderna, aunque una parte se donará a países con bajos índices de inmunización.

"Se trata de estar preparados mientras avanza la evidencia científica en cuestiones como la extensión de la vacunación a poblaciones que no han formado parte de los programas de vacunación hasta el momento (principalmente, menores), la duración de la protección conferida por las vacunas autorizadas o las consecuencias de la aparición de variantes con 'mutaciones de escape'", aseguró este martes Sanidad tras anunciar la compra a Sanofi/GSK.

"A estas incertidumbres", agregó el departamento de Darias, "se suma el hecho de que gran parte de la población mundial seguirá sin vacunar, con lo que la posibilidad de variantes emergentes de riesgo se incrementa y es necesario asegurar el acceso a las vacunas necesarias".

Hasta ahora, Estados Unidos e Israel han sido los países que más decididamente han apostado por la tercera dosis. "Los datos recientes dejan claro que la protección contra la enfermedad leve y moderada disminuye con el tiempo, probablemente por un declive de la inmunidad y la fortaleza de la expansión de Delta", afirmó la semana pasada el cirujano general de Estados Unidos, Vivek Murthy, principal portavoz del Gobierno norteamericano en materia de salud pública. Por regla general, en Estados Unidos se inoculará la tercera dosis de Pfizer o de Moderna a todos los mayores de 18 años ocho meses después de la segunda. En Israel, la tercera dosis se inyecta por ahora a los mayores de 30 años, pero puede acabar extendiéndose a toda la población.

Reflexión

Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) y muchos especialistas en vacunas piden una reflexión: mientras los países ricos se plantean ya la tercera dosis, el porcentaje de vacunación en los pobres está en números mínimos, por debajo del 1% en muchos casos. "En lugar de proceder con las dosis de refuerzo, es mejor compartir esas dosis con otros países para que estos puedan aumentar el número de personas vacunadas con la primera o segunda dosis, aumentar la inmunización y luego comenzar con el refuerzo", declaró la semana pasada Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, que reclamó a los países ricos una moratoria de dos meses para que en ese periodo, la vacuna llegue a los pobres.

Y no se trata sólo de solidaridad. "Nosotros somos vecinos del continente africano y si la enfermedad no se para en África, pueden desarrollarse nuevas variantes que acaben llegando a España", explica el epidemiólogo Quique Bassat.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión