Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

¿Por qué vemos los colores?

Vemos el mundo en color gracias a unas células nerviosas que tenemos en los ojos.

Nuestra visión nocturna surge es en blanco y negro, mientras que la diurna es en color
Nuestra visión nocturna surge es en blanco y negro, mientras que la diurna es en color
Alex Alexi

Digan lo que digan, los humanos tenemos más de cinco sentidos. Aparte de clásicos como la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto, hay otros como la propiocepción, la capacidad de sentir nuestro cuerpo, o la termocepción, poder detectar los cambios de temperatura, etc., sin embargo, en toda esta lista siempre hay un sentido que mencionamos el primero: la vista.

Para los humanos, la vista es la herramienta principal que utilizamos para percibir el mundo. Un mundo que para casi todos nosotros es a color gracias a unas células nerviosas que tenemos en los ojos, y es que hay mucha neurociencia en esto de ver coloricos.

Gran parte del globo ocular de nuestros ojos se encuentra recubierto internamente por la retina, que es una capica de células nerviosas entre las cuales destacan dos tipos de células fotorreceptoras: los bastoncillos y los conos. De bastoncillos tenemos la friolera de unos 100 millones por retina, y son células hipersensibles a la luz hasta el punto de que son las responsables de que tengamos una cierta visión nocturna. Eso sí, en cuanto amanece, estas células se saturan de tanta luz que hay y dejan de funcionar, momento en el cual nuestra visión pasa a apoyarse en los conos.

Fíjate que nuestra visión nocturna surge de los bastoncillos y es una visión en blanco y negro, mientras que nuestra visión diurna es en color. Esto es gracias a que los conos, de los cuales tenemos en total unos 6 millones por ojo, se dividen en tres grupos, cada uno de los cuales se ha especializado en captar una franja de colores: hay conos para los azules, los rojos y los verdes. Y es la suma de las distintas activaciones de cada grupo de conos lo que nos da la percepción a color policromática.

La vista, eso sí, empieza en los ojos, pero acaba en partes del cerebro como el córtex visual primario, donde es procesada toda la información proveniente de bastoncillos y conos para generar una imagen. Y, como curiosidad, no todas las personas ven a color, ya que existe una enfermedad genética denominada acromatopsia donde los conos no funcionan adecuadamente, y como consecuencia los pacientes ven constantemente en blanco y negro.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de ciencia

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión