Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

consumo

¿Es real el efecto botox de las cremas?

La OCU sostiene que el efecto de estos productos solo dura unas horas y no es comparable al de las inyecciones de toxina botulínica.

Dos productos que prometen efectos similares a los de las inyecciones de botox.
Dos productos que prometen efectos similares a los de las inyecciones de botox.
ocu

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que se comercializan cremas cosméticas con promesas sobre supuestos efectos botox que en realidad son imposibles de cumplir. Ninguna crema con efecto bótox, efecto tensor, botulin effect, botox like o botox orgánico puede ofrecer el mismo resultado que la toxina botulínica inyectada en el músculo, tal y como se explica en la revista OCU Salud de agosto.

Los cosméticos no tienen la capacidad de llegar a las capas más profundas de la piel y su efecto hidratante o tensor, superficial en todo caso, se pasa después de un rato. Al contrario de lo que indica la publicidad que acompaña a estas dos cremas:

- Biotulin Supreme Skin Gel. Contiene Esphilantol, una sustancia con efecto anestésico local. Y anuncia “resultados similares a los de un tratamiento con Botulinum Toxin, pero de aplicación más cómoda y sencilla”.

- The Ordinary Argireline. Contiene un 10% de Argireline, un péptido patentado con efecto suavizador de arrugas. Anuncia que “paraliza de forma eficaz la contracción muscular para reducir la apariencia de las líneas de expresión y piel flácida”. O que actúa “ayudando a prevenir la formación de arrugas, inhibiendo las contracciones musculares”.

Si se está buscando un tratamiento antiarrugas eficaz se puede recurrir a las inyecciones de botox y las inyecciones de relleno, entre otros. Y será el médico quien debe asesorar al paciente sobre cuál es la mejor opción en función de la edad y la zona a tratar, los resultados esperables y los posibles efectos adversos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión