Sociedad
Suscríbete

famosos

Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, los divorciados británicos mejor avenidos

Se casaron en 1986 y su matrimonio apenas duró seis años. Sin embargo, dicen ser "la pareja divorciada más feliz del mundo".

La feliz pareja, con sus hijos, en una imagen de archivo de hace veinte años.
La feliz pareja, con sus hijos, en una imagen de archivo de hace veinte años.
Reuters

Sarah Ferguson ha dado una entrevista a 'The Telegraph' en la que, una vez más, ha dejado clara la excelente relación que tiene con su exmarido, el príncipe Andrés. Tan bien se llevan que incluso hay quien se plantea una posible reconciliación sentimental entre ellos. El hijo de Isabel II y Sarah se casaron en 1986 pero su matrimonio duró apenas seis años durante los que tuvieron dos hijas, Beatriz y Eugenia. Comenzaron entonces caminos separados en los que las polémicas han salpicado a ambos en varias ocasiones. La sorpresa llegó en 2004 cuando volvieron a vivir juntos en la antigua residencia de la reina madre, el Royal Lodge de Windsor. «Siempre decimos que somos la pareja divorciada más feliz del mundo», contaba la exnuera de la reina de Inglaterra en la entrevista.

Unas palabras que podrían descartar una posible boda entre ambos ya que parecen haber logrado el 'statu quo' ideal: «Todo lo que puedo decir es que nos sentimos muy bien de la forma en la que estamos ahora». Como equipo, siempre se han apoyado para educar a sus hijas: «Estoy orgullosa de lo que hemos hecho juntos para criar a nuestras hijas y mantenernos unidos».

Además, Sarah confiesa que actualmente no hay nadie en su vida, lo que deja abierta la puerta a que la relación entre ella y su exmarido sea algo más que la de 'compañeros de piso'. De hecho, la duquesa de York no ha dudado nunca en dedicar hermosas palabras al que fuera su marido, asegurando que es «el mejor hombre que conoce». «Aunque ya no somos pareja, realmente creemos el uno en el otro», decía en 2018.

Sarah Ferguson, a pocos días de cumplir 62 años (el próximo 15 de octubre), es un personaje recurrente en la prensa del corazón británica, ya sea por las bodas de sus hijas o por desvelar algunas curiosidades sobre la familia real. Hace unos meses explicó sus secretos para estar tan bien a una edad en la que ya debería dejar de ser tabú hablar de ciertas cosas. «Sobre todo, es la felicidad de Eugenia la que me hacía tener tan buen aspecto, aunque también me había sometido a un tratamiento de láser en la cara, que me ayudó a estar así», reconoció Ferguson. 

Según contaba, el tratamiento «tiene unas prestaciones extraordinarias» para cualquier mujer, puesto que ella asegura que es «todo lo que queremos de un procedimiento cosmético». «Se realiza sin dolor, no es invasivo, no requiere un tiempo de recuperación y se termina en menos de 90 minutos», aseguró. No es algo nuevo, dado que comenzó inyectándose vitaminas, minerales y aminoácidos bajo la capamesodérmica de la cara (lo que se conoce como mesoterapia) en 2013.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión