Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Ciencia ciudadana

“La ciencia ciudadana ha venido para quedarse”

Es una de las conclusiones que pudo escucharse en la primera jornada sobre ciencia ciudadana celebrada por la Universidad Autónoma de Barcelona.

La mariposa conocida como Hormiguera de lunares.
La mariposa conocida como Hormiguera de lunares.

La comunidad de práctica de ciencia ciudadana de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) se dio cita en una jornada celebrada el pasado mes de junio que sirvió para conocer los grupos de investigación y los proyectos que se encuentran actualmente en marcha, así como para identificar las necesidades, infraestructuras, recursos y cambios necesarios para apoyar a un desarrollo de calidad de proyectos de ciencia ciudadana.

Abrió la jornada el jefe del Gabinete del rector, Xavier Ariño, quien considera que “se van abriendo puertas en unos campus universitarios que tradicionalmente han sido cerrados”. El vicerrector de Relaciones Internacionales Màrius Martínez, destacó la oportunidad única que se presenta “para alinear las estrategias y conectar nodos en un marco más institucional, más potente y coordinado”, y relacionó el “marco de cocreación de conocimiento de ciencia ciudadana y la conexión entre la universidad y la sociedad con el proyecto ECIU University”. Por su parte, la vicerrectora de Innovación y de Proyectos Estratégicos, Rosa Maria Sebastián, apuntó que “cada día se necesita más trabajo en ciencia ciudadana a la hora de pedir proyectos de investigación, tanto para detectar necesidades como para ver si se han logrado los objetivos”, y expuso algunos ejemplos de actuaciones de ciencia ciudadana con el territorio, en el marco del HUB B30, concluyendo que “la ciencia ciudadana ha venido para quedarse”.

La jornada, presentada por el profesor del Departamento de Ciencias de la Computación Fernando Vilariño, contó con 24 presentaciones de proyectos de ciencia ciudadana desarrollados en el campus de la UAB en diferentes ámbitos. Entre ellos, se habló de la inclusión de la ciencia ciudadana para completar el conocimiento ecológico tradicional o la información sobre el clima con comunidades indígenas; de herramientas para mostrar luchas urbanas sobre justicia ambiental en las ciudades; de aplicaciones para obtener información sobre el estado y localización de plantas alergénicas, sobre mosquitos transmisores de enfermedades o sobre el estado de salud de los bosques; del seguimiento de mariposas diurnas, de mariposas en zonas urbanas, de nidificación de pájaros, así como de la recogida de datos sobre la naturaleza y sobre los efectos de las variaciones del clima en los seres vivos; del fomento de la participación ciudadana en el control de la privacidad y la seguridad de los dispositivos tecnológicos; de la participación de estudiantes de secundaria en el proceso de investigación sobre los efectos de la contaminación en la atención del alumnado; de la participación de la población local para extraer información de documentos históricos; de la participación de voluntarios para entrenar dispositivos capaces de monitorizar pacientes de ictus o de esclerosis múltiple; del conocimiento de la trayectoria de vida de las personas implicadas en procesos de adopción o reproducción asistida; o de la mejora del análisis ambiental de los modelos energéticos.

La jornada contó también con la participación de Maite Pelacho, de la Fundación Ibercivis y Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España; Tatiana Fernández, jefa del área de Promoción Económica de la Dirección General de Promoción Económica, Competencia y Regulación del Departamento de Economía y Hacienda de la Generalitat de Cataluña; Diana Escobar, de la Oficina de Ciencia Ciudadana del Ayuntamiento de Barcelona; Ester Omella, de la Red de Bibliotecas de la Diputación de Barcelona; el vicegerente de Investigación de la UAB, Iván Martínez, presentó los Open Labs como infraestructuras de diseño y creación física; la vicedecana de Docencia, Profesorado y Alumnado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, Carmina Crusafón, presentó el Comtec Centro, “donde la comunicación se encuentra con la tecnología”; así como con Anna Florensa, técnica de la Oficina de Medio Ambiente, que expuso las opciones del campus de la UAB como infraestructura de investigación.

El acto concluyó con un debate abierto para plantear cómo puede contribuir la UAB a la consolidación de una comunidad fuerte de ciencia ciudadana, tratando, entre otros temas, las modalidades de reconocimiento de los proyectos en este ámbito, el acceso a infraestructuras de software y gestión de datos o el apoyo jurídico y técnico en el desarrollo de propuestas de proyectos.

Esta sección se realiza en colaboración con el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, coordinado por la Fundación Ibercivis

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión