Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

La Fad recuerda que el consumo de drogas sigue siendo uno de los problemas de salud más graves

Alerta sobre el aumento del consumo en África, así como de nuevos formatos de consumo o del hecho de que muchos jóvenes están dejando de ver los estupefacientes como dañinos.

El logo de la FAD.
El logo de la FAD.
Heraldo.es

Alrededor de 275 millones de personas consumieron alguna droga en el último año, lo que supone un aumento de un 22% desde 2010. Y más de 36 millones de personas tienen problemas graves por su consumo.

Son datos del Informe Mundial sobre Drogas 2021 que la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC) ha publicado con motivo del Día Mundial contra las Drogas que se celebra mañana, 26 de junio. Para la directora general de la Federación de Ayuda contra la Drogadicción, Beatriz Martín Padura: “Los datos preocupantes que arroja el informe de la ONU nos recuerdan que el consumo de drogas sigue siendo uno de los mayores problemas de salud pública a los que nos enfrentamos y no podemos perder la atención sobre él”.

El consumo ha crecido sobre todo en los países en vías de desarrollo por el aumento de la población, la llegada de una nueva generación de drogas sintéticas más baratas, la expansión del uso de opioides como el tramadol en África y el aumento de la potencia de las sustancias, que ha provocado que aumente su letalidad y las muertes por sobredosis especialmente en estos países. Por contra, en Europa las muertes por sobredosis se sitúan en torno a las 8.500, muy lejos de las más de 50.000 que se han producido en EEUU por opioides.

La ONU prevé que hasta 2030 aumentará un 11% el número de personas que consumen drogas, que puede llegar hasta un 40% en algunos países de África. Para Martín Padura estos datos “nos deben hacer reflexionar sobre nuestra responsabilidad. En España sufrimos una gran crisis en los años 80 pero con mucho esfuerzo y recursos la situación se ha estabilizado, aunque indudablemente sigue siendo un problema grave de salud. En países más desfavorecidos que no cuentan con los mismos recursos, sobre todo en África, las drogas suponen una epidemia que merma sus posibilidades de desarrollo. Es una responsabilidad global tomar medidas de apoyo conjunto, en especial medidas de prevención, que frenen esta escalada

Según Naciones Unidas, la droga más popular es el cannabis, con alrededor de 200 millones de consumidores, seguido por los opioides con 62 millones, y la cocaína con 20 millones.

Sin percepción de riesgo

Uno de los aspectos más preocupantes que se destaca en el informe es la baja percepción del riesgo sobre las drogas por parte de la población joven, sobre todo en lo que respecta al consumo de cannabis. Esto se conjuga con un aumento de la peligrosidad de la sustancia que es cuatro veces más potente que hace dos décadas. El porcentaje de adolescentes que perciben el cannabis como dañino se redujo en un 25 % en Europa y un 40 % en Estados Unidos.

Para la directora general de Fad, “esta tendencia de bajada en la percepción del riesgo, sobre todo del cannabis, es uno de los resultados del informe que nos parece más preocupante. La imagen de sustancia natural, inocua, cala entre los jóvenes y se invisibilizan los problemas que su consumo abusivo provoca. Y son muchos y variados, sobre todo a nivel cerebral en las etapas de desarrollo”

Fácil acceso en internet

Otro de los aspectos más destacables del informe es la mayor accesibilidad a las drogas a través de internet, ya que las ventas a través de este canal se han cuadruplicado de 2011 a 2017.

En el informe se señala que la pandemia de COVID19 ha causado cambios en la forma de consumo de drogas. Por una parte, ha crecido la venta a través de internet facilitando la accesibilidad -ya supone un negocio de más de 315 millones de dólares anuales- y, por otra, ha aumentado el consumo de cannabis y sedantes como las benzodiazepinas. Para Martín Padura esto responde a que “una situación de crisis como la que vivimos hace que los niveles de ansiedad de muchas personas se eleven. Y las benzodiacepinas o el cannabis pueden parecer una solución temporal a estos estad

En cambio, el informe de la ONU señala que drogas usadas en un contexto social, como la MDMA y la cocaína, se consumieron con menos frecuencia debido a los confinamientos.

Desde Fad se trabaja con familias, jóvenes y centros educativos en la educación en prevención del consumo de drogas y las problemáticas asociadas.

A las familias se las apoya especialmente en cómo hablar sobre drogas con los y las adolescentes y mejorar la comunicación dentro de la familia. También en cómo poner normas y límites de una manera adecuada. Formaciones para fortalecer el papel de padres o madres en la educación de sus hijas e hijos, poniendo el foco en la prevención de los problemas relacionados con el consumo de drogas, especialmente del cannabis.

La Fad también cuenta con el Servicio de Información y Orientación sobre Drogas (900 16 15 15), un servicio de anónimo, confidencial y gratuito que atiende consultas de todo tipo relacionadas con los consumos de drogas y los problemas derivados.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión