Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

cine

Sara Sálamo: "Yo mis opiniones las vomito"

"No sé si en una dictadura sería tan activista porque ahora que soy madre me viene fatal morirme", señala la actriz.

Sara Sálamo interpreta a Jenny en 'El año de la furia'.
Sara Sálamo interpreta a Jenny en 'El año de la furia'.
Instagram

Aunque es la mujer del merengue Isco, ella sigue siendo colchonera. Y el día que el equipo del Cholo ganó la Liga no le hizo falta cortarse, "porque mi chico -ironiza- no estaba en casa". Militante feminista, antifascista, antitaurina... Sara Sálamo interpreta a Jenny en 'El año de la furia', la nueva película de Rafa Russo sobre la dictadura uruguaya. "Jenny para mí representa la lucha de un pueblo entero", asegura.

-¿Usted sería igual de activista en una dictadura?

-Te diga lo que te diga te voy a mentir, porque uno hasta que no se ve en las situaciones no sabe cómo va a reaccionar. De hecho, yo siempre me he sorprendido a mí misma actuando de la forma más contraria de la que hubiera predicho. Mis opiniones las vomito, me brotan. Pero, como mucho, me insultan. La repercusión en una dictadura es mucho más grave. Y ahora que soy madre, como diría mi madre, me viene fatal morirme.

-¿Estamos en un momento de furia?

-La gente se desfoga en las redes pero creo que estamos más bien en una etapa de pasotismo. Fatiga pandémica la llaman. Veo a la gente cansada de seguir las normas.

-¿Y usted cómo está?

-Yo soy la persona más miedosa, prudente y responsable que conozco. Mi familia más cercana sigue sin conocer a mi hijo. Y, a mis 29 años, la vacuna la veo demasiado lejos.

-¿Qué le enfurece?

-La injusticia y el no entender. Cuando no entiendo algo me atravieso, me frustro.

-¿Que la acusen del mal rendimiento de Isco?

-Me parece absurdo. No soy tan importante ni tengo tanta influencia como para que mi pareja haga un buen o un mal trabajo. No quiero tirar balones fuera, pero creo que la situación de él se debe a otros motivos.

-Zidane.

-No. Él me cae bastante bien, lo veo muy profesional y no le echaría la culpa. Yo tengo mi opinión al respecto, pero me la guardo.

-A Edurne también la culpan del penalti que falló De Gea...

-Y yo me he solidarizado. Al final solo nos queda tirar de ironía. Alzando la voz intentamos plantar una semilla en los demás a ver si germina y entienden que cuando tú enciendes tu móvil y recibes miles de amenazas e insultos, eso hace mella.

-Bueno, Gabriel Rufián ha salido en su defensa.

-Es importante que personas con un altavoz grande den a entender al mundo que esto no puede suceder.

-Hay quien no quiere a Rufián ni para que le defienda.

-Yo, la verdad, no le sigo mucho. No es un político que haya estado muy en mi punto de mira como para dar una opinión sobre él.

-¿Y sobre los indultos?

-No sé nada. Por suerte, llevo desde el lunes fuera de España de vacaciones, intentando desconectar del planeta.

-¿Los puyazos recibidos han mermado su antitaurinismo?

-Ah, no. En esto tengo un pensamiento muy enquistado y de ahí no me van a sacar. No entiendo por qué clavarle cosas a un toro y que se vaya desangrando hasta morirse es un espectáculo por el que se paga y si se lo haces a un perro vas a la cárcel.

-Usted es canaria...

-Sí, de Tenerife. Y vivía muy cerca de la plaza de toros pero desde que nací ya se dedicaba a eventos culturales.

-¿Le indignó la reticencia de Lourdes Méndez a guardar un minuto de silencio por las mujeres asesinadas?

-Madre mía, no lo he visto. ¿Seguro que eso no es de 'El Mundo Today'? No, claro, imagino que es una estrategia de Vox para dar que hablar.

-La han llamado roja, pero como insulto.

-Yo soy abiertamente de izquierdas. Y progre, porque creo en el progreso. Qué loca estoy, ¿no?

-Por cierto, ¿por qué le cambió la vida un cruasán?

-Ah, eso, ja, ja, ja... En los inicios de mi relación con Isco, yo no sabía qué contestar al primer mensaje que me envió. Pasé rápido los emoticonos y le mandé ese cruasán, absurdo, sin ningún significado. Eso dio pie a una conversación divertida, a algo a lo que agarrarnos para empezar a vacilar. Y de ahí pues... Ahora tenemos dos hijos. Y ambos llevamos tatuado un cruasán.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión