Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

La vida de las piedras

Trasvases naturales, sí

Las fronteras son límites que solo existen en las mentes de quienes las trazan y la geología no entiende de ellas. El agua en superficie fluye por donde le dicta el relieve, pero bajo tierra se siente más libre y busca caminos inescrutables. Se producen así inesperados trasvases naturales en el Pirineo que nada tienen que ver con la codicia y el hormigón. Veamos algunos.

El Forau de Aigualluts, en el valle de Benasque, y las aguas prestas a viajar a Francia.
El Forau de Aigualluts, en el valle de Benasque, y las aguas prestas a viajar a Francia.
Ánchel Belmonte Ribas

Burdeos es una ciudad preciosa llena de alicientes que ameritan una visita pausada. Y al caminar por el bello paseo junto al río Garona, uno no puede evitar pensar que parte de esa agua que está a punto de desembocar en el Atlántico, proviene –contra todo pronóstico– del Pirineo de Huesca. Las montañas oscenses, y no solo por hacia dónde drenan, tienen vocación mediterránea. ¿Cómo ha podido producirse este trasvase?

Buena parte del Pirineo es de naturaleza calcárea. La roca caliza arma montañas tan imponentes como Cotiella, Collarada o las Tres Serols. Y una de sus propiedades es que es soluble en agua ligeramente ácida. Su disolución da lugar a uno de los paisajes geológicos más fascinantes: los kársticos. Basta el CO₂ atmosférico para que el agua de lluvia ya se acidifique y le pueda a la roca. Pero si atraviesa el suelo, se carga mucho más de ese gas producido allí por la actividad orgánica y entonces su poder de disolución se dispara. Así, el agua hiende la roca y labra bajo la superficie otros caminos. Caminos que confluyen como lo hacen los ríos en superficie y regresan a la luz a modo de surgencias, a menudo a grandes distancias de donde se infiltraron. Y si el dibujo de picos y valles de la superficie condena al agua a seguir los cauces pautados, bajo tierra rigen otras normas. La disposición de la roca que atraviesa o la red de fracturas pueden conducirla hacia lugares insospechados.

Un cómodo paseo separa el pueblo de Badaín, a tiro de piedra del Cinca, de las preciosas surgencias de Fornos. Durante todo el año manan de ellas con fuerza millones de litros de agua que provienen de las entrañas de Cotiella. Si atendemos al relieve superficial, casi todos deberían haber ido al río Ésera, pero en el universo subterráneo de este macizo pirenaico las leyes son otras. Visitarlas con el folleto de la Geo-ruta 17 del Geoparque Sobrarbe-Pirineos es el mejor modo de disfrutar de un paisaje mediante su comprensión plena.

No muy lejos, cerca de la cima de Monte Perdido, los montañeros que a ella suben pasan por el ibón Chelau. Anidado en una cubeta sin drenaje superficial, sus aguas abandonan por el fondo la cara soleada de las montañas para reaparecer ya hablando francés y despeñarse (pueden permitirse el lujo) por los más de 400 metros de la magnífica cascada de Gavarnie. El capricho tiene el precio de fluir luego al Atlántico en vez de al Mediterráneo.

Pero volvamos a Burdeos. El viaje empieza ahora en el valle de Benasque, en el Forau de Aigualluts. Se trata de una gran dolina que recoge las aguas de fusión de los glaciares de Aneto, Barrancs y Tempestades. Aunque sus montañas de origen son graníticas, el fondo del valle está labrado sobre viejas calizas devónicas. Al llegar a ellas, el agua inicia un kilométrico viaje subterráneo que finaliza en las surgencias de los Uelhs deth Joeu, en el valle de Arán, para alcanzar poco después el río Garona y surcar el sur de Francia.

Y así es como se puede nacer al calor de la fusión de un pequeño glaciar oscense y, en lugar de fluir al Mediterráneo, acabar besando las orillas de una de las grandes ciudades francesas. Cualquier excusa es buena para volver a Burdeos, yo tengo alguna. Pero eso ya es otra historia…

Ánchel Belmonte Ribas Geoparque Mundial de la Unesco Sobrarbe-Pirineos

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión