Despliega el menú
Sociedad

redes

Tik Tok, Twitch y ahora, Clubhouse: pistas para situarse en el maremágnum de las redes sociales

La creciente oferta parcela las audiencias por edades o contenidos mientras algunas, como Twitch, comienzan a postularse como alternativa seria a los medios de comunicación tradicionales.

Las redes sociales cada vez son más y más variadas.
Las redes sociales cada vez son más y más variadas.
Heraldo.es

Desde el advenimiento de Facebook en 2004, el ritmo de la llegada a nuestras vidas de nuevas redes sociales es cada vez más espídico. La oferta y la diversidad cada vez mayor crea nichos por edades y contenidos. Según los últimos estudios, más de la mitad de la humanidad las utiliza y les dedica una media diaria de casi tres horas.

Así, Facebook, el invento que hizo inmensamente rico y poderoso a su creador, Mark Zuckerberg, y que cambió la forma de relacionarse de millones de personas, es a sus 17 años un entrañable viejecita. Y sus usuarios, casi, casi que también. Con los más jóvenes en desbandada, el 'caralibro' se mantiene, pese a todo, en el trono en cuanto a número de usuarios registrados se refiere (que no usarios activos).

Un reinado que de un tiempo a esta parte tiene una clara amenaza: Tik Tok. En 2020, la red social china ha superado por primera vez a Facebook en descargas de su 'app'. Y con su exponencial éxito e influencia va dejando atrás la etiqueta de red de bailes para adolescentes en favor de audiencias masivas y unos contenidos más transversales, protagonizados, incluso, por familias enteras. De paso, se postula como alternativa para propuestas "más serias": Tik Tok se llena cada vez más de contenidos didácticos, gastronómicos o de viajes.

Además, cuenta con una ventaja añadida: sus contenidos son descargables, de manera que, para desesperación de Zuckerberg, redes sociales de su propiedad como la propia Facebook, pero también y sobre todo Whatsapp o Instagram, son una de las herramientas más potentes de difusión de los contenidos de Tik Tok. Hasta el punto de que se acaba de anunciar que el algoritmo de Instagram 'castigará' los contenidos que lleven la marca de agua de Tik Tok.

María Serrano, experta en redes sociales, ve a Tik Tok como la red social ahora mismo con más presente, pero también con todavía mucho margen de crecimiento. Es transgeneracional, es compartible y, sobre todo, "es adictiva", explica. "Son vídeos cortos, se pasan sencillamente con el dedo", describe Serrano quien, además, señala otro motivo como clave de  su éxito: "El contenido es divertido, te ríes". "Instagram trató de hacer lo mismo con Reels -añade Serrano- y el éxito ha sido mucho menor, sencillamente porque los vídeos son más aburridos".

No obstante, Serrano señala que Instagram sigue siendo una red social potentísima, sobre todo por número de usuarios ("lo que al final importa") y  por ser referente para muchas marcas y tendencias.

En 2020 otras redes sociales han despegado con fuerza: las especializadas en videollamadas. La pandemia, con sus confinamientos y el teletrabajo, ha disparado las descargas de Zoom o Google Meets, por citar dos.

Pero más allá de las aplicaciones para comunicarse con mensajes de texto, audio o con vídeo, la segunda década del siglo XXI parece que va a estar centrada en la importancia de los contenidos.

Los 'streamers' -antes conocidos como 'youtubers'- se han convertido en unos meses en "creadores de contenidos" y desde redes sociales como Twitch se postulan como nuevas estrellas del mundo audiovisual, con el ínclito Ibai Llanos como punta de lanza.

Mientras el bilbaíno genera cada vez más interés entre ciertos medios de comunicación tradicionales, a los que en cierto modo ha adelantado por la izquierda, Twitch sigue siendo un terreno para la experimentación. Ángel Martín, por ejemplo, cuyo rostro se ha hecho popular a través de la televisión, presenta con éxito un informativo humorístico en Twitch.

Y ahora llega Clubhouse, una nueva red social que se apoya en dos patas. Por un lado, la expectación que genera el hecho de que de momento solo se pueda disfrutar en iPhone y se acceda a ella por invitación. Por otro, en el potencial de la charla y la tertulia.

Así, en estos primeros compases, Club House es una red social que se basa en las conversaciones. Sus miembros quedan para hablar de los más variados temas, que se agrupan en diversas 'salas'. El resto de usuarios puede entrar a ellas para escuchar y, si los participantes de la tertulia lo estiman, se puede intervenir o preguntar. Es importante tener en cuenta que estos contenidos son 'streaming'. Al contrario que sucede en Twicht, nada de lo que acontece en Clubhouse se puede guardar. El que quiera asistir a una charla debe conectarse en el día y la hora que se indica.

Es pronto aún para saber cuál será el futuro de esta red social, aunque María Serrano no las tiene todas consigo: "Personalmente, de momento no le veo mucho futuro. Dependerá mucho de los contenidos, pero teniendo en cuenta que es en 'streaming' y sin guión me parece complicado generar un contenido verdaderamente interesante a nivel masivo". 

De momento, la música ya se ha colado, con un concierto este mismo sábado de la mano de Iván Ferreiro.

Etiquetas
Comentarios