Despliega el menú
Sociedad

Videojuegos contra el cáncer

Jugar con las consolas durante el tratamiento rebaja el dolor de la quimioterapia y favorece la curación de los niños con enfermedades oncológicas.

Un estudio ha evaluado los beneficios de la terapia con videojuegos en niños que padecen parálisis cerebral.
Un niño jugando a un videojuego
Freepik

"Tengo clavadas en el alma las sonrisas de los niños que lo han pasado mal con la quimio; el día que los ves sonreír, te sientes más que satisfecho con tu profesión". Lo dice emocionado el doctor Francisco Reinoso-Barbero, anestesiólogo y jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Infantil La Paz, de Madrid, que últimamente ha visto muchas de esas sonrisas... ¡gracias a los videojuegos!

Reinoso ha encabezado un pionero estudio científico que revela que el uso de las 'maquinitas' favorece la curación de los niños enfermos de cáncer y alivia su dolor. Lo han comprobado él y su equipo entre sus pequeños y bravos pacientes oncológicos de La Paz con la colaboración de la Fundación Juegaterapia que, bajo su lema, "La quimio jugando se pasa volando", lleva años instalando videoconsolas en las habitaciones de oncología pediátrica de hospitales de toda España. Esta es la primera vez que se mide el efecto beneficioso de la utilización de los videojuegos en el manejo del dolor agudo.

Ya estaba demostrada la mejoría en los pacientes pediátricos desde el punto de vista psicológico, ya que reduce la ansiedad y favorece la relajación mental. Pero ahora se ha visto que el empleo moderado de videoconsolas (dos horas y media al día) reduce el dolor de los niños, las dosis de morfina requeridas y eleva el nivel de activación del sistema parasimpático, un indicador de las óptimas condiciones fisiológicas del paciente.

El estudio acaba de ser publicado en la revista 'Journal of Medical Internet Reseach' y va acompañado de un documental que recoge los testimonios reales de niños como Estephany, Dani, Mario, Carlos, Marcos... que explican lo que supuso para ellos el cáncer y cómo los videojuegos les ayudaron a superarlo.

El trabajo se estrenó este lunes en Amazon Prime Video y Filmin. Al doctor Reinoso se le ocurrió poner en marcha el estudio tras comprobar que los niños que llegaban al hospital con sus videojuegos desarrollaban menos sensación de dolor y evolucionaban mejor durante los tratamientos. "A pesar de lo penoso de la quimioterapia y de sus efectos secundarios, estaban más contentos", dice.

Cuando tragar es un calvario

Sus pequeños pacientes, niños con leucemias y linfomas, suelen sufrir de mucositis, un efecto secundario frecuente que destruye las células de las mucosas y que hace que tragar sea un calvario. "Es de las cosas más dolorosas a las que nos enfrentamos. Los niños necesitan dosis muy altas de analgésicos y opiáceos muy potentes para poder controlar el dolor. Con mucositis, un niño no puede hablar, no puede comer y ni siquiera puede tragar la saliva porque le desencadena una crisis de dolor espantosa". Para comprobar científicamente que los videojuegos aliviaban el dolor, midieron su efecto analgésico en monitores. "Ahí vimos el efecto beneficioso de la videoconsola; con ella tenían activado el sistema parasimpático un 14% más que el día de antes. Es un incremento potente que aumenta la supervivencia de los pacientes. También el alivio del dolor mejoró en un 14%".

El especialista afirma que ver sufrir a un niño es algo durísimo, y que en las unidades de dolor nunca se acaban de acostumbrar. "Por eso profesionalmente no hay ninguna satisfacción que supere la de conseguir que un niño que lo estaba pasando muy mal, deje de pasarlo mal y tenga una sonrisa".

Todos los videojuegos empleados estaban adaptados a la psicología de cada paciente y todos eran de última generación. La media de utilización diaria fue dos horas y media. Hubo niños que no participaron en el estudio porque dijeron a los médicos que disfrutaban más leyendo. "Este estudio ha sido con videojuegos, pero cualquier actividad lúdica tiene el mismo efecto beneficioso. No todo tiene que ser dosis de fármacos", sostiene el doctor.

Etiquetas
Comentarios