Despliega el menú
Sociedad

Neverland, el rancho de Michael Jackson, vendido por 18 millones

Un amigo del fallecido cantante se hizo con la propiedad que hace cinco años estaba valorada en 81 millones.

Foto aérea de Neverland
Foto aérea de Neverland
ARMANDO ARORIYO

El ‘Wall Street Journal’ informaba ayer de la venta de Neverland, el rancho de Michael Jackson en California, a Ron Burkle, que fue un amigo del fallecido cantante de pop estadounidense. Según el diario, este solo pagó unos 18 millones de euros por una propiedad que hace cinco años estaba valorada en 81 millones. La mansión Neverland, que saltó a la fama como un refugio de fantasía creado por Jackson, quedó asociada luego a una casa de los horrores donde pudieron tener lugar muchos de los abusos sexuales a menores de los que el cantante fue acusado. 

El llamado 'rey del popo' adquirió la propiedad, anteriormente conocida como 'Sycamore Valley Ranch', en 1988 de manos del magnate de campos de golf William Bone por 17,5 millones de dólares, según unas fuentes, y hasta 30 millones, según otras, y dio rienda suelta a sus deseos más peregrinos.

Jackson rebautizó el lugar como 'Neverland', el 'país de nunca jamás' descrito por el escocés J.M. Barrie en sus novelas sobre unos niños traviesos que nunca crecían cuyo líder era Peter Pan, un personaje heroico que el propio Jackson pretendió emular.

Enclavado en el valle vitivinícola de Santa Ynez, misma zona donde se rodó la película 'Sideways' y a dos horas y media de Los Ángeles en coche, el rancho descansa entre colinas y carreteras secundarias.

Algunas de las atracciones de 'Neverland'
Algunas de las atracciones de 'Neverland'
Efe

Traspasada su entrada principal, el visitante tiene aún que recorrer un kilómetro y medio antes de descubrir lo que el rancho esconde en su interior.

Para su divertimento, y el de sus visitantes, el 'rey del pop' hizo instalar desde una noria a un tiovivo, un salón con juegos de arcade, un escenario para conciertos al aire libre y un cine, incluido su propio dispensador de dulces.

Los cuidados jardines estaban coronados por un reloj floral a los pies de la casa principal de estilo victoriano que el artista heredó del anterior propietario.

Etiquetas
Comentarios