Despliega el menú
Sociedad

Gastronomía

heraldo escolar

Cocinar con tus hijos (II), también en Navidad

Cocinar con los niños es fuente de desarrollo, aprendizaje y transmisión de valores, como trabajo en equipo, unión, colaboración, perseverancia y esfuerzo, tan necesarios en el día a día y ahora más que nunca, también, esta Navidad. ¿Y tus tardes en familia, a qué saben?

al realizar una actividad conjunta se favorecen las relaciones personales
al realizar una actividad conjunta se favorecen las relaciones personales
Freepik

Hace un par de semanas ya avanzábamos en esta sección cómo algunas sencillas actividades cotidianas como cocinar estimulan y desarrollan diferentes aspectos evolutivos y aprendizajes de nuestros hijos, aspectos y beneficios que hoy completamos:

• Vínculo familiar: al cocinar en familia se crean lazos que fomentan el sentido de pertenencia, tan importante en el desarrollo personal y emocional de los más pequeños. Además, al dotar a cada uno de su papel y rol en una acción conjunta, en la que se ponen en juego valores como la colaboración y el trabajo en equipo, ese vínculo afectivo se hace más fuerte.

• Relaciones personales: al realizar una actividad conjunta se favorecen las relaciones personales y la interacción entre los miembros que comparten la actividad. En los más pequeños es esencial favorecer estas interacciones de forma natural en actividades del día a día y de una manera cercana en las que se respetan sus ritmos y características personales.

• Desarrolla la autoestima y el empoderamiento personal: al terminar la receta, todos los miembros de la familia saborean el éxito de ese trabajo en red, que deja un sabor de boca muy agradable a logro, a empoderamiento, a superación de obstáculos… ¿Quién no se pone contento cuando ve disfrutar a los comensales con su plato? Ese gusto a satisfacción personal no se va en todo el día.

• Lenguaje y comunicación: al tiempo que los niños cocinan se les abre un mundo nuevo de palabras y frases que les ayudarán a ampliar su lenguaje. Al cocinar en familia se establecen diálogos e intercambios comunicativos que estimulan la comprensión y la expresión. Puede ser un punto de inflexión a la hora de establecer vínculos y códigos comunicativos en el contexto familiar. Además, según la edad de los niños, se estimula tanto el lenguaje oral como la expresión (peticiones) y el lenguaje escrito (lectura y comprensión de recetas).

• Transmisión de costumbres: las recetas de las abuelas pasan de generación en generación de una manera bonita y llena de momentos únicos cuando cocinamos en familia... Los recuerdos cobran vida a través de los sabores de nuestra infancia, reproduciéndolos con nuestros hijos en la actualidad.

• Se desarrollan aspectos relacionados con la salud y la nutrición: es muy importante transmitirles la importancia de una vida saludable empezando por una dieta equilibrada y basada en nuestras costumbres mediterráneas de gran poder nutricional en nuestros hogares.

Por: Ana Rojo de la Vega / Ester Motos Guerra Maestras y psicopedagogas de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía.   

Etiquetas
Comentarios