Despliega el menú
Sociedad

Mariah Carey: "Mi hermana me drogaba y trató de venderme a un proxeneta"

La cantante relata en sus memorias una atormentada vida llena de violencia intrafamiliar y sordidez.

Portada del libro 'El significado de Mariah Carey'
Portada del libro 'El significado de Mariah Carey'
HA

Mariah Carey ha alcanzado la madurez suficiente para poder hacer balance de su vida en el libro 'El significado de Mariah Carey', que llegó a las librerías americanas. La cantante y compositora habla sobre cómo sufrió abusos de pequeña, fue víctima del racismo y la pesadilla que supuso su matrimonio con Tommy Mottola, presidente de Sony. "Cuando era un niña pequeña, había desarrollado el instinto de sentir cuándo se avecinaba la violencia", escribe Carey.

"Como si oliera a lluvia, me di cuenta de que los gritos de los adultos habían alcanzado un cierto tono y velocidad que significaban que debía ponerme a cubierto". Sus recuerdos familiares implican peleas y maltratos físicos entres sus padres, lo que daba lugar a que algún bofetón suelto fuera a parar a los hijos. Aunque también ocurría al revés. Recuerda un episodio en el que su hermano golpeó a su madre contra una pared con tanta fuerza que sonó como un disparo. Ella, que entonces tenía 6 años, llamó a un amigo de la familia que avisó a la Policía. Pero el capítulo más estremecedor fue cuando tenía 12 años. "Mi hermana me drogó con Valium, me ofreció una uña del meñique llena de cocaína, me provocó quemaduras de tercer grado y trató de venderme a un proxeneta", confiesa la artista.

En cuanto alcanzó popularidad su familia comenzó a tratarla como "un cajero automático con peluca". Quisieron obtener su tutela alegando que era inestable tras haber firmado el mejor contrato de la historia para una cantante en solitario. Esta inestabilidad familiar le afectó tanto que cuando cumplió la mayoría de edad se consideraba una fracasada. Afortunadamente superó el bache y hoy cuenta con 15 discos y más sencillos número uno que nadie. En parte de ese éxito tuvo mucho que ver su primer marido, Tommy Mottola, presidente de Sony Music, 21 años mayor que ella, al que describe como abusivo y manipulador. "Nunca hubo una fuerte atracción sexual o física", pero "le di mi trabajo y mi confianza".

Carey se refiere a su hogar conyugal como una prisión de máxima seguridad. De allí escapó el día en que él le puso un cuchillo de mantequilla en la cara y lo arrastró por su mejilla. Ese, día como ella misma escribe, "se emancipó de sus garras". No tardó en encontrar refugio en los brazos de la superestrella de los Yankees Derek Jeter. Lo suyo fue un noviazgo bañado en champán que le inspiró muchas letras de canciones.

Etiquetas
Comentarios