Despliega el menú
Sociedad

entrevista

José Antonio Cuadal: «Estamos vaciando la escuela de conocimiento»

Profesor de Educación Física y coordinador TIC del CEIP Campo de Borja, José Antonio Cuadal (Zaragoza, 1976) es autor del libro 'Turno de recreo. Los siete pecados capitales de la educación". Bloguero, ha sido también entrenador nacional y jugador de fútbol

José Antonio Cuadal apuesta por recuperar el sentido del humor de los niños
José Antonio Cuadal apuesta por recuperar el sentido del humor de los niños
Guillermo Mestre

Ya ha salido la segunda edición de su libro ‘Turno de recreo. Los siete pecados capitales de la educación’. Hablemos, pues, de pecados...

En el libro se refleja la sobrecogedora ‘ira’ del ‘bullying’; la ‘avaricia’ de los programas bilingües todo a cien ;la ‘lujuria’ de los pines parentales; la ‘pereza’ educativa de los padres permisivos; la ‘soberbia’ de los docentes ‘Teacher Prize’; la ‘gula’ de la exigente titulitis; o la ‘envidia’ hacia los modelos educativos nórdicos.

¿Cuál es el peor de todos?

No poder construir un sistema educativo duradero en el tiempo. Lo que se hace hoy no sirve mañana, y eso nos lleva a no saber a dónde vamos. Si preguntáramos a las familias a qué van sus hijos a la escuela, muchas nos responderían: a socializar, a ser felices…

¿Y para qué se va a la escuela?

A la escuela se va a aprender; y este mensaje no está claro en la sociedad española. Se ha desprestigiado mucho el valor del esfuerzo y del conocimiento. Hoy, la escuela parece más un parque de bolas o una ludoteca. El niño ha de tener sus espacios para pasarlo bien, pero también debe saber que a la escuela va a esforzarse para aprender; vamos, que tiene que hincar los codos. ¡Y no hay que rasgarse las vestiduras por eso! Estamos vaciando la escuela de conocimiento. Mientras los conocimientos están en Google no están en la cabeza de nuestros alumnos.

¿No es usted demasiado crítico?

El que escribe o habla y no molesta a nadie es que no ha dicho nada. Tras 20 años como maestro, escribo en mi blog ‘Turno de recreo’, germen del libro, sobre los problemas del día a día en la educación. Y algún que otro disgustillo me he llevado por mis opiniones.

¿Se le ha enfadado algún ‘Teacher Prize’?

Los mensajes que lanzan los medios de los llamados ‘expertos’ en educación están muy alejados de la realidad de nuestras aulas y de nuestros cuartos de estar.

¿Y cómo ve usted la educación desde el salón de su casa?

Me asusta la exagerada burbuja de proteccionismo que se ha generado en torno a la infancia. Con nuestros miedos, la pereza y las prisas, no dejamos hacer nada a los niños. Ahora que se habla tanto de competencias, a nivel de autonomía, estamos criando a las generaciones con menos capacidades para gestionar su frustración.

Coincidirá conmigo en que esta ha sido la vuelta al cole más extraña de nuestras vidas...

Gracias a las videoconferencias, el confinamiento estrechó las relaciones entre familias, alumnos y docentes, humanizó la educación. Y me da miedo que todo esto se dinamite por las tensiones. Pero, había que a abrir los coles. A partir de ahí, todo docente debe llevar en su mochila la reivindicación, eso mejora la calidad de enseñanza de sus alumnos.

Brecha digital y escuela rural parece que caminan juntas...

Existir, existe. Pero esos alumnos desfavorecidos que han evidenciado esa brecha ya estaban en la escuela antes del confinamiento. No es que no tengan ordenadores, es que van a la escuela con las mochilas rotas, sin material… ¿Y nos damos cuenta ahora?

Malos tiempos para la Educación Física…

Espero que esta asignatura –la típica ‘maría’– no vuelva a pagar los platos rotos en la organización de los centros. Ahora, los chavales necesitan salir, moverse.

A vueltas con su libro..., de la autoedición a las plataformas de venta y grandes superficies. ¿Qué más se puede pedir?

Poco. El cura de mi pueblo, en la homilía del día grande de las fiestas de Mallén, donde vivo, lo citó.

¿Ya qué aspira en la vida?

Mi mayor aspiración es ver crecer a mis hijos, mi familia. Este es mi primer libro, pero igual es el último. De momento, seguiré escribiendo en mi blog. Ya se verá.

Ha sido entrenador nacional y futbolista. ¿Algún consejo para Rubén Baraja?

Como todo en la vida, con esfuerzo y tesón, cuando no tienes presión, las cosas salen.

Etiquetas
Comentarios