Sociedad
Suscríbete por 1€

tendencias

Vuelos a ninguna parte, la polémica alternativa de las aerolíneas en la pandemia

Los ecologistas critican la idea de hacer vuelos sin destino como alternativa a la desesperada situación de la aerolíneas. La australiana  Qantas, por ejemplo, ya agotado en 10 minutos los billetes disponibles de esta modalidad.

Un avión de Qantas sobrevuela Sidney.
Un avión de Qantas sobrevuela Sidney.
Stephen Coates/Reuters

La noticia de que la aerolínea singapurense Singapore Airlines está sopesando organizar vuelos sin destino ha generado polémica y críticas de los ecologistas, aunque este servicio lo ofrecen ya otras compañías que buscan desesperadamente alternativas ante la caída de ingresos por la pandemia.

La aerolínea bandera de la ciudad-Estado indicó esta semana que el lanzamiento de "vuelos a ninguna parte", en los que los pasajeros despeguen y aterricen desde el mismo aeropuerto, se trata de solo un plan que está estudiando y hará un anuncio cuando tome una decisión.

Esta alternativa para viajeros frustrados de Singapur, que no cuenta con rutas domésticas y donde al igual que la mayoría de países de Asia se han cerrado las fronteras, ha generado las críticas de ciudadanos y grupos medioambientales que ya lo critican debido a que aumentaría las emisiones de gases que provocan la crisis climática.

Mientras, la aerolínea Qantas vendió este jueves en 10 minutos todas las plazas para un "vuelo a ninguna parte" que sobrevolará el 10 de octubre durante siete horas algunos de los principales atractivos turísticos de Australia, como respuesta a las restricciones impuestas en las rutas domésticas e internacionales. 

Los billetes de este vuelo, cuenta con el menú del famoso chef mediático australiano Neil Perry, se vendían a un precio entre 572 dólares (486 euros) y 2.754 dólares (2.341 euros).

El vuelo es "probablemente en que más rápido se ha vendido en la historia de Qantas", dijo una portavoz de la empresa

En un comunicado, la oenegé GSG Climate Rally expresó su solidaridad con los trabajadores de Singapur Airlines que están padeciendo los recortes por la COVID-19, pero expresaron su oposición a los conocidos como "vuelos a ninguna parte".

"Primero, incentiva los vuelos que emiten mucho carbono sin justificación y, segundo, es solo un parche que distrae de las políticas y los cambios de prioridades necesarios para mitigar la crisis climática", señaló la organización.

El año pasado, el sector aéreo emitió 915 millones de toneladas de CO2 en todo el mundo, lo que equivale a un 2 por ciento del total, aunque este año se prevé que las emisiones bajen significativamente debido a las restricciones de viaje por la COVID-19.

El plan de la aerolínea singapurense ha sido planteado en un momento sensible para la industria debido a las restricciones por la COVID-19, lo que le ha obligado a dejar en tierra el 90 por ciento de su flota y a anunciar el despido de 2.400 empleados.

Los viajes sin destino no son nuevos, pero están proliferando debido a las restricciones por el nuevo coronavirus.

La aerolínea japonesa ANA, por su parte, comenzó el pasado agosto a ofrecer vuelos a ninguna parte a bordo de Airbus A380 con temática hawaiana, mientras que aviones de la taiwanesa StarLux Airlines sobrevuelan el mar de China Meridional durante unas tres horas sin aterrizar.

En Brunéi, la aerolínea Royal Brunei ofrece billetes para sobrevolar bosques tropicales de este pequeño emirato en el Sudeste Asiático durante 85 minutos. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión