Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

salud

Mis amigos y yo no entendemos de la misma forma las medidas, el virus y el confinamiento, ¿qué puedo hacer?

Pese a las medidas solicitadas, Instagram ha estado lleno de imágenes que aparentaban normalidad.

Lidar con las medidas puede ser frustante si a tu alrededor no comparten la misma opinión.
Lidar con las medidas puede ser frustante si a tu alrededor no comparten la misma opinión.
Unsplash

Este verano nos ha puesto en una postura complicada, ¿rechazó el viaje que tenía planeado con amigos y que me apetece tanto? ¿Voy a la fiesta de este sábado? Estos planes te apetecen y van a seguir apeteciéndote este invierno, pero puede que no te sientas del todo cómodo o responsable al hacerlos, porque la covid también está invitada al plan.

Si eres de los que ha cancelado algún plan, es probable que hayas sentido soledad e incomprensión, porque tú sí quieres tomarte las medidas con responsabilidad, pero tus amigos no lo hacen. Genera mucha impotencia estar renunciando a planes, pero en cambio no dejas de ver en Instagram a personas disfrutando de ellos, y esto puede hacer que el miedo a quedarte solo por no querer hacer esas cosas despierte, así como el enfado, la rabia o la frustración.

Con esta mezcla de emociones puede que te resulte complicado saber gestionar estas situaciones. ¿Digo que no a un plan o lo hago, aunque no sienta que es responsable y no me sienta cómodo? ¿Cómo se lo explico a mis amigos? Etcétera. Para poder hacerlo, la psicóloga Cristina Rocafort ofrece algunos consejos que te pueden servir a la hora de afrontar la vuelta a la rutina y los reencuentros.

1. Lo que tú haces, cuenta

Tu te quedas en casa habiendo anulado planes y sin embargo en Instagram no paras de ver como hay personas que parecen seguir su vida tal cual. En ese momento puede que sientas enfado y sensación de injusticia: “Soy el/la única que cancela planes y todo sigue igual, la próxima paso de respetar las normas”. ¿Te suena?

María Teresa de Calcuta dijo que a veces sentimos que lo que hacemos es solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota. Es probable que esta sensación de que no sirva para nada las medidas que tú tomas, la estés teniendo más de lo habitual.

Es importante tener conciencia de que nuestro objetivo es ser responsables de nuestros actos y no podemos controlar lo que otros hacen. Es normal que te genere frustración ver como otros no están respetando lo que a ti te parece importante, pero trata de centrarte en la sensación de tranquilidad que te genera actuar conforme a lo que tu consideras adecuado.

2. Cada uno estamos viviendo y afrontando esta situación a su manera

Podemos tender a pensar que la forma en la que nosotros estamos viviendo esta pandemia es la normal, y por lo tanto la que la mayoría de la gente tiene. Partir de esta idea te puede llevar a dar por hecho que tus amigos van a actuar siempre igual que tú y cuando estos no lo hacen, te enfadas.

Debes respetar que cada persona está afrontando la situación a su manera, como sabe y puede. El objetivo no debe ser que todo tu grupo de amigos piense o actúe como tú, pero si que respeten tu decisión

3. Tus necesidades también son importantes: comunícalas, no las van a adivinar

Así es, tus emociones, opiniones y necesidades son igual de importantes que las del resto y por ello, deben ser igualmente respetadas por ti y por los que te rodean y te quieren. No hagas lo te que te hace sentir incómodo, esto acabará haciéndote sentir más enfadado tanto contigo mismo como con tus amigos, siendo que igual no saben cómo te sientes respecto a este tema. Asegúrate de expresar tu postura y tus preferencias respecto a planes, sino ellos no lo van a adivinar.

4. Habla por ti

Has decidido no acudir a un plan, pero no sabes como decírselo a tus amigos. Cuando lo hagas trata de hablar de ti, de como tú te sientes afrontando ese plan, pero no juzgues lo que tu amigo está haciendo. Recuerda que a nadie le gusta sentirse juzgado, cuando nos sentimos así tendemos a responder de forma defensiva y será mucho más probable que se acabe generando un conflicto.

5. Comunícate de forma asertiva

Por muy en desacuerdo que estés con el plan que hay propuesto tus amigos o porque te parezca muy imprudente, no puedes decirlo de cualquier manera. Debes empezar a entrenar la comunicación asertiva, te ayudará a expresarte en todas las situaciones en las que te sientas incómodo/a. Trata de seguir estos tres pasos:

1. Valida al otro: “Entiendo/respeto que a ti te apetece ese plan…”

2. Expresa tu postura y tus emociones: “...sin embargo dadas las circunstancias yo no me siento cómodo/a acudiendo a ese plan…”

3. Propón una alternativa: "...te propongo que quedemos otro día nosotros”.

Los veranos vuelven todos los años, los planes no van a terminar, pero por muchas ganas que tengamos de hacer algo no podemos dar la espalda a la situación actual. Al final, lo que quedará será la sensación de haber hecho lo que para ti es lo correcto y haberte sentido respetado y querido por quienes te quieren. Esta va a ser una situación en la que podemos salir más reforzados, te puede ayudar a poner en marcha herramientas y habilidades que hasta ahora no habías necesitado y a sentirte respetado y acompañado por los tuyos. 

¡Únete a nuestra newsletter!

Apúntate a la newsletter de Heraldo Joven y recibe cada semana en tu correo recomendaciones de libros, series, acertijos... y otras propuestas que no te dejarán indiferente.

Etiquetas
Comentarios