Despliega el menú
Sociedad

famosos

Gerard Depardieu, detenido cuando
conducía ebrio una moto por París

El actor, de 71 años, se saltó varios semáforos y arrojó un resultado positivo en las pruebas de alcoholemia.

Gerard Depardieu, en la Berlinale
Gerard Depardieu, en la Berlinale
AFP

Gerard Depardieu es, a sus 71 años, tan irreductible como la aldea del Obelix al que dio vida en varias películas. Por enésima vez, al actor francés lo han pillado cometiendo una infracción que ponía en peligro su vida y la de los demás. En esta ocasión, fue detenido el pasado viernes cuando circulaba ebrio por las calles de París a bordo de una moto. 

Fue en el distrito 14 de la capital francesa donde le interceptó la policía tras comprobar que hacía movimientos raros sobre la motocicleta, de pequeña cilindrada. Asía, los agentes decidieron dar el alto al también intérprete de Cyrano de Bergerac al comprobar que se había saltado varios semáforos y había pisado la línea continua. Al observar que presentaba síntomas de haber bebido, le pidieron que soplara en el alcoholímetro y al quitarse el casco observaron que se trataba de Depardieu, según cuenta el diario francés 'Le Point'.  

Este periódico informó en exclusiva de que el actor dio positivo, en concreto 0,40 miligramos de alcohol por litro en aire espirado, cuando en Francia está establecido en 0,25, al igual que en España (y en 0,5 gramos por litro de sangre, similar en ambos países).  Depardieu fue multado y su vehículo quedó inmovilizado, mientras que unos amigos lo recogieron en la comisaría.

Hace siete años, en junio de 2013 también fue detenido por conducir borracho una moto, de la que se cayó, e hizo frente a los agentes que intentaron sin éxito hacerle la prueba de la alcoholemia. Por ello, se le impuso una multa de 4.000 euros y se le retiró el carnet de conducir durante medio año. Finalmente su tasa de alcohol en sangre fue de 1,8 gramos por litro de sangre, casi cuatro veces más del límite de 0,5 gramos permitido legalmente. Hace cinco años admitió que era alcohólico durante una entrevista para el programa Télématin a William Leymergie y se definió a sí mismo como “un capullo”. 

Etiquetas
Comentarios